En Michoacán el año pasado se detectaron 330 nuevos casos de pacientes con VIH Sida (Foto: Twitter/@chusve)

Por: Guadalupe Martínez/@Guadalupemtzo

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Debido a que la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM), tendrá abasto de los tratamientos antirretrovirales para pacientes con VIH Sida sólo para los próximos tres meses, organizaciones lésbico-gay alertaron una crisis en salud mental y fallecimientos por el tiempo que se dejará de otorgar el fármaco.

Recientemente, el subsecretario de Salud en el estado, Carlos Ramos, informó a los medios que a raíz de las modificaciones en los mecanismos para la licitación de compra de los medicamentos que aplicó el gobierno de la República, Michoacán junto con otras entidades serán perjudicadas, porque no tendrán los antirretrovirales cada tres meses como estaba estipulado, sino en un tiempo indefinido hasta que se realice la distribución de los fármacos.

Señaló que el costo del tratamiento por cada persona es muy elevado, ya que oscila entre los 300 y 500 mil pesos al año y por tanto el gobierno estatal no puede hacerse cargo de la compra por la crisis económica que atraviesa.

Es preciso recordar que anteriormente era responsabilidad del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida (Censida), sin embargo con la llegada de Andrés Manuel López Obrador como jefe del Ejecutivo federal, el proceso dependerá ahora de la Secretaría de Salud en coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público con la finalidad de evitar la corrupción.

En Michoacán, según el subsecretario de la dependencia estatal, existen mil 936 pacientes en diferentes fases de tratamiento por VIH Sida, quienes a través del Seguro Popular reciben la atención, quienes estarían en riesgo de no contar con el medicamento en tiempo y forma por el desabasto que se presentará en tres meses, pero destacó que buscan la estrategias en conjunto con el gobierno de la República para evitar alguna situación de riesgo.

En entrevista para MiMorelia, Raúl Martínez Rojas, presidente del Colectivo Michoacán es Diversidad, reprochó que la Secretaría de Salud responsabilice a la federación cuando este tema desde el año pasado se planteó en la mesa con autoridades estatales, para que se atendiera mediante campañas de prevención, información o para solicitar apoyos extraordinarios al gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, pero la respuesta, siempre fue negativa, y ahora las consecuencias serán fatales para los pacientes, dijo.

A su juicio, está problemática generará que los pacientes con medicamento, tengan una disminución en el sistema inmunológico y una carga viral que los hospitalice, o por un descuido, los lleve a la muerte, por ello, hizo el llamado a las autoridades para que en verdad atiendan el problema, ya que desde diciembre del año pasado no sesiona el Consejo Estatal de Prevención y Control del Sida (Coesida) en Michoacán.

Por su parte, Juan Bosco Valle Delgado, de la Asociación Civil “Convive”, destacó que las autoridades no le han dado el interés necesario que requiere un tema tan sensible, y como ejemplo, señaló el fallecimiento hace unas semanas de un joven de Lázaro Cárdenas diagnosticado con VIH Sida, quien abandonó el medicamento a finales del 2018 cuando le informaron que tenía que acudir a la SSM cada mes, pero antes le otorgaban los fármacos para cuatro meses.

“Es imposible que una persona pueda trasladarse cada mes desde Lázaro Cárdenas hasta Morelia, es gravoso, porque al menos tendría que invertir mil pesos, y hay que recordar que la mayoría de los pacientes viven en condiciones de marginación y pobreza, por eso el tratamiento es gratuito”, destacó.

El integrante de la organización, “Responde Diversidad”, José Daniel Marín Mercado, aseguró que actualmente hay un escenario de incertidumbre en los pacientes con VIH Sida, porque no existe una postura real por parte de la titular de la Secretaría de Salud, Diana Carpio Ríos para subsidiar el medicamento que se podría necesitar en el estado si se acaba el que manda la federación.

Denunció que la atención médica para este tratamiento está centralizada en Morelia, y muchos de los pacientes son de municipios que quedan a ocho o diez horas de la capital.

“Está situación de culpar a la federación y que el estado no asuma una estrategia de atención al desabasto, implicó que en redes sociales se polarizara un discurso de estigma y discriminación que vemos muy preocupante”, subrayó.

ZM