Me da mucho gusto saludarles a todos y quiero hoy continuar en este tema que nos tiene tan ocupados a todos y espero que sea más ocupados que preocupados, pero también será muy oportuno preocuparnos.

Todavía estamos en la pandemia fase 3, pareciera que el riesgo de contagios sigue multiplicándose, los datos estadísticos nos hablan de que está creciendo el número de contagiados aquí en Michoacán, en Morelia, en algunas poblaciones de nuestro estado.

Yo quiero invitarlos a todos a que seamos muy conscientes y responsables en este momentos, que nos gane más la responsabilidad y el cuidado, a el ansia de regresar a la vida cotidiana por el riesgo que todavía tenemos de contagio.

Ojalá que cada quien desde sus propios sectores asumamos las indicaciones que se nos dé por parte de las autoridades civiles y de las autoridades sanitarias y vayamos asumiendo con mucha responsabilidad con el mejor esfuerzo en los cuidados preventivos y con un dialogo muy cercano con todas las personas para que regresemos a la nueva normalidad, pero de una forma adecuada, sin correr riesgos, sin precipitaciones.

Los invito a que cada quien conozca las indicaciones para su propio sector; por parte de la iglesia, estamos buscando ir generando las condiciones para regresar al culto público o al culto presencial con todas las medidas y cuidados que nos pide la Secretaria de Salud, pero también con todo el dialogo y la pertinencia de la aplicación entre nosotros, de las normas también para reestablecer el culto público, reestablecer la actividad pastoral y reestablecer el servicio que nuestras iglesias ofrecen a los feligreses y a toda la sociedad.

Los invito a todos a que seamos muy responsables y cuidadosos, a que cada quien, desde su propia encomienda, desde el propio sector donde se desenvuelve sea lo más responsable posible y a que todos nos mantengamos siendo solidarios y serviciales unos con otros, sigámonos acompañándonos de la mejor manera posible para evitar el contagio y regresar a la nueva normalidad en las mejores condiciones posibles, les saludo y les bendigo, el Señor este con ustedes, la bendición del Dios omnipotente, padre, hijo y espíritu santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre, amén.