restaurantes, morelia, centro
"Un confinamiento nuevamente afectaría a más del 50% de los negocios": Alejandro Hernández Torres (Foto: cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La pandemia del Covid-19 no sólo ha puesto en aprietos al sistema de salud en Michoacán, sino que además ha causado que aproximadamente 300 negocios de comida en Morelia hayan tenido que cerrar sus puertas definitivamente en los 10 meses que lleva la emergencia sanitaria en la entidad, aunque esa cifra podría aumentar debido a que el sector restaurantero no soportaría un segundo confinamiento obligatorio, como lo ha propuesto el gobernador Silvano Aureoles Conejo ante el incremento de contagios de coronavirus y de la ocupación hospitalaria en las últimas semanas.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Michoacán, Alejandro Hernández Torres, dijo que un segundo confinamiento obligatorio en Michoacán sería catastrófico para las unidades económicas de alimentos, ya que muchos no podrían sostener los negocios, incluso con ventas de servicio a domicilio, ya que no se tendría un punto de equilibrio.

«Un confinamiento nuevamente afectaría a más del 50% de los negocios; me refiero a un punto de quiebre para cerrar; habría despidos masivos. Ya no lo vemos como opción, ya es como en la Ciudad de México, es abrir o morir, porque si hubiera este confinamiento ya no abriremos las puertas, la verdad», expuso el dirigente restaurantero.

Tan sólo en Morelia se tiene el registro de 4,500 unidades económicas de alimentos y todas estarían en riesgo de cerrar, ya que se detiene el sector productivo y la economía con una medida como el confinamiento obligatorio, lamentó el presidente de Canirac.

restaurante, negocio
(Foto: pexels.com)

En ese sentido, señaló que entre los principales factores para provocar los cierres definitivos están que ya no hay prórrogas, ni condonaciones o convenios con los arrendatarios, «ya no es lo mismo que el año pasado».

En conferencia de prensa que ofreció junto a presidentes de otras cámaras empresariales el pasado 5 de enero, el dirigente de Canirac Michoacán explicó que los restaurantes han sido un sector muy golpeado económicamente por la pandemia del Covid-19, ya que, como parte de los protocolos que establecen las autoridades para su operación, hicieron una inversión de entre 5 mil y 8 mil pesos cada uno para poder reabrir los negocios; además de que cayeron las ventas entre 60% y 80% en lo que va de la pandemia.

En esa ocasión, el dirigente también recalcó que las nuevas medidas sanitarias anunciadas por el gobierno de Michoacán de cerrar totalmente los domingos y a las 19:00 horas de jueves a sábado, pondrían en riesgo a más 4 mil empleos en el sector restaurantero del estado, pues desde que inició la pandemia, y con los diferentes protocolos de salud aplicados en lo que va de la contingencia, se ha afectado a meseros, cocineros, parrilleros, ayudantes, cajeros y a la cadena productiva, como tortillerías, panaderías y productores agrícolas.

restaurantes
(Foto: Pixabay)

Pero ahora, con un posible segundo confinamiento, prácticamente las plazas laborales que genera el sector estarían en riesgo de perderse, advirtió el dirigente restaurantero.

«Todos (los empleos) estarían en riesgo; no sabemos cuántos se puedan perder, dependería del confinamiento, si sea cierre parcial o cierre total», insistió.

Por ello, compartió que, teniendo en cuenta los casos de Covid-19, entre sus propuestas está que no se haga un cierre total de actividades y se deje trabajar a aquellos negocios o locales que comprueben que implementan los protocolos de salud de manera correcta y que se establezcan lugares seguros para los ciudadanos.

“No se trata de si son esenciales o no, sino de los que apliquen las medidas sanitarias», recalcó.

300 restaurantes o locales de comida han tenido que cerrar debido a:

  • Excesivo pago de renta
  • Se acabaron los ahorros
  • Ya no hay condonaciones de los bancos en pago de préstamos o créditos
  • No hay diferimientos al pago del Seguro Social

Por: Josimar Lara/E