AMLO, presidente
López Obrador reconoció que la afectación económica al sector productivo de México pudo ser mayor (Foto: cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En eventos cerrados, con pocos invitados, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, inauguró este viernes los cuarteles de la Guardia Nacional (GN) construidos en Maravatío y Zamora.

Los protocolos sanitarios dispuestos en el contexto de la pandemia por el Covid-19 impidieron la pasarela de funcionarios públicos que solían asistir a estos eventos.

A la vista, por lo menos dos retenes o filtros de seguridad con vallas y elementos federales, hombres y mujeres, para contener el acceso de civiles, en su mayoría simpatizantes con pancartas de apoyo al mandatario federal.

(Foto Twitter: @Silvano_A)

En Zamora, pobladores se congregaron en torno al cuartel, y sin perceptible temor a contagios esperaron pacientes el arribo del tabasqueño, que decidió arrancar en Michoacán sus visitas al interior de la República.

Y es que, dijo en Maravatío, Michoacán siempre ha estado a la vanguardia en las transformaciones del país, y él, que encabeza la Cuarta Transformación, la considera una entidad «imprescindible».

En el exterior, aparentes militantes de Morena y el Partido del Trabajo se pronunciaron en contra de ir coaligados en el actual proceso electoral; otros agradecían la implementación de programas sociales.

Durante las ceremonias oficiales, predominaron los pronunciamientos en torno a la inseguridad, la alta incidencia de homicidios dolosos, la necesidad de que se atiendan las adicciones como un tema de salud pública, y, la importancia de que se mantengan los programas sociales destinados a la juventud, para que deje de ser enganchada por los grupos criminales que ejercen violencia en Michoacán, Guanajuato, Colima y Jalisco.

(Foto: cortesía)

«No nacemos malos, son las circunstancias las que llevan a algunos a tomar el camino de las conductas antisociales, por eso tenemos que seguir apoyando a la gente humilde y a los jóvenes, a los que se les dió la espalda y lo único que hicieron en el pasado los gobiernos neoliberales fue ponerles la etiqueta de Ninis».

Los titulares del poder Ejecutivo en los niveles estatal y federal coincidieron al calificar la pandemia por el Covid-19 como «una pesadilla».

López Obrador reconoció que la afectación económica al sector productivo de México pudo ser mayor, de no ser porque el campo no dejó de producir, y, porque el envío de remesas desde Estados Unidos registró una cifra récord por más de 40 mil millones de dólares, lo que representó un incremento del 11 por ciento en contraste con los reportes de 2019.

Estimó que para finales marzo del presente 2021, el país habrá recuperado los empleos perdidos por la pandemia; y, recordó el plan de vacunación contra el Covid-19 que contempla su administración para toda la población con la adquisición de 120 millones de dosis, lo que implica una erogación económica por 32 mil millones de pesos, disponibles por medidas de austeridad, sin incremento a los impuestos, gasolinazos ni más deuda pública.

(Foto Twitter: @Silvano_A)

La meta, subrayó, es que a finales de marzo estén vacunados 15 millones de adultos mayores de 60 años, lo que permitiría reducir la incidencia de fallecimientos por Covid-19 en un 80 por ciento.

Antes de concluir su intervención, el tabasqueño planteó la importancia de que avance el proceso de transformación del país.

«Porque sí, el Covid-19 es una pandemia, pero la corrupción es una peste, es peor que la Malaria… por eso estoy aquí, en Zamora, me podría quedar en Palacio Nacional y desde ahí coordinar las acciones, pero tengo que recorrer el país, como siempre, para que no se apague la llama de la esperanza y el propósito principal de transformar al país».

«Vamos a salir de la crisis económica, vamos a enfrentar la pandemia, pero tenemos que terminar de elaborar la vacuna contra la corrupción, esa vacuna está en fase tres todavía y la tenemos que dejar bien preparada para que nunca más se abuse del pueblo, para que nunca más se lleven a cabo saqueos como los que han habido, sobre todo durante el periodo neoliberal».

Por: Sayra Casillas/SJS