Las epidemias y las pandemias han alterado el destino de las sociedades y el curso de la historia. Una epidemia es la expansión de una enfermedad en un tiempo específico y está localizada en determinada zona geográfica, epidemon nosêma son las palabras griegas que dieron origen al término: estancia en el país de una enfermedad. Una pandemia es una epidemia que se extiende a muchos países, la palabra es también de origen griego viene de pandêmon nosêma y demos, enfermedad de todo el pueblo.

Durante la Edad Media la peste bubónica fue el azote de Europa y Asia, entre 1347 y 1353 alcanzó su punto máximo y se llevó a un tercio de la población. Nadie se explicaba por qué las personas morían, se culpó a los judíos de haber envenenado los pozos de agua y se les persiguió. Pero el origen estaba en otro lado, fueron las ratas las que propagaban la enfermedad en un principio y luego los seres humanos. El contagio se multiplicó y hasta los cadáveres eran fuente de contagio de la enfermedad.

Una epidemia de viruela fue determinante en la conquista de México. Contó mucho que hubo una alianza que los pueblos del Golfo y los tlaxcaltecas con los españoles para combatir a los aztecas; también el uso de la tecnología de armamentos: cañones arcabuces y pólvora; el caballo que impresionó; la tecnología naval usada en los combates del Lago de Texcoco por las tropas de Cortés, etc. Pero hubo un factor adicional: la epidemia de viruela. La enfermedad minó a los aztecas y a otros pueblos como el purépecha.

En 1520, Hernán Cortés salió de la antigua Tenochtitlan hacia las costas de Veracruz a combatir la expedición de Pánfilo de Narváez que el gobernador de Cuba, Diego de Velázquez, había enviado para someter al extremeño; lo venció, las tropas de Narváez se incorporaron a las huestes del conquistador. Venía con ellas un esclavo negro enfermo de viruela, Francisco Eguia.

La viruela se propagó de inmediato en la antigua Tenochtitlan. Mientras tanto, su pueblo se sublevó contra Moctezuma, lo mataron de una pedrada. Ocurrieron los sucesos de la Noche Triste, los aztecas lograron expulsar a los españoles. Ellos salieron, pero el virus se había expandido entre los habitantes del Valle de México.

Cientos de indígenas fallecieron. El sucesor en el trono de los mexicas, Cuitlahuac, pronto murió víctima de viruela. Cortés se retiró a Tlaxcala a preparar el contraataque. Minadas las fuerzas del antiguo imperio mexica, la gran Tenochtitlan sucumbió el 13 de agosto de 1821.

A Michoacán llegaron noticias de lo que ocurrió en la capital de los aztecas. El Zizincha Suanga, rey de los purépechas, se había negado a prestar apoyo a Moctezuma cuando se lo solicitó. Le informaron que Tenochtitlan había caído; para verificar que había pasado envió un grupo de informantes, regresaron a decirle que el lago de Texcoco estaba rojo de tanta sangre, que sus antiguos enemigos habían sido derrotados y que todo era muerte y desolación. Pero sus enviados también se habían contagiado de viruela y transmitieron la enfermedad al Zizincha, quien murió a las pocas semanas.

En el siglo XVIII, Daniel Defoe escribió las Memorias del Año de la Peste; el autor de Robinson Crusoe dejó plasmadas las impresiones de su familia en torno a la epidemia de peste ocurrida en el periodo 1664-1666 en Londres, en la que se vieron al mismo tiempo comportamientos heroicos y lo peor de los seres humanos como el abandono de los hijos o el tapiado de casas con enfermos adentro y la venta de remedios milagrosos con los que los timadores esquilmaban a los ingenuos.

En la segunda década del siglo XX, la influenza española contagió a 50 millones de personas en todo el mundo. En México fue particularmente severa, se calcula que, del millón de muertos acreditados a la Revolución Mexicana, 300 mil sucumbieron por esa epidemia que se desató al final de la Primera Guerra Mundial; las víctimas fueron sobre todo los jóvenes.

En 2009 México fue el epicentro de la influenza H1N1, se presume que surgió en una granja porcina de Veracruz, de los cerdos se contagió a los humanos, vivimos días semejantes a los de este 2020: cierre de escuelas, extremas medidas de higiene, suspensión de espectáculos públicos y reuniones masivas. La epidemia le pegó a la economía, en ese año no hubo crecimiento, por el contrario, las cifras fueron negativas.

México enfrenta en 2020 el coronavirus, una pandemia que ha dejado muerte y desolación en varios países del mundo. Mucho contará seguir las recomendaciones de la Secretaría de Salud  y no hacer caso de rumores, para que los daños sean mínimos.