combi pasajeros
Mujeres, usuarias de este transporte, y los mismos choferes de unidades fueron los encuestados (Foto: Ilustrativa/FB/Mi Crush Combi Morelia)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Un total de 17 colonias de esta capital son identificadas por los choferes de las combis de la ciudad como de mayor riesgo o violencia para las mujeres y cuatro polígonos de la ciudad, donde las féminas han sido víctimas de acoso.

Lo anterior según un estudio realizado por la Secretaria de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres (Seimujer) titulado «Para el Desarrollo de Estrategias de Fortalecimiento de la Vigilancia y Seguridad en el Transporte Público del Estado de Michoacán» con el cual se pretende visibilizar las zonas donde las féminas sienten mayor riesgo para su integridad a fin de que las autoridades en materia de seguridad implementen estrategias eficientes para disminuir la violencia de género en Morelia.

El diagnóstico, como resultado del proceso de capacitación y de análisis realizado al mismo, estableció que los choferes de las combis identificaron con mayor riesgo o violencia las siguientes colonias y/o calles:

  • Punhuato
  • Tierra y Libertad
  • Soledad
  • Ventura Puente
  • Solidaridad
  • López Mateos
  • Eduardo Ruiz
  • El Realito
  • Santa Fe
  • Satélite
  • 3 de Agosto
  • Carrillo Puerto
  • Villas del Pedregal
  • Lagos I y II
  • Hacienda del Sol
  • Centro Histórico
  • Chapultepec

En el estudio aclaran que el diagnóstico estuvo dirigido a mujeres del municipio de Morelia que son usuarias del transporte público denominado «combi», mismo que se realizó a través de un cuestionario con la finalidad de que fuera contestado vía electrónica para obtener una cantidad más grande de participantes, la cual ascendiera a aproximadamente a 150 mujeres, número que responde sólo un muestreo aleatorio simple y estratificado, por lo que se contempló que el mismo únicamente estuviera vigente en línea durante 36 horas.

El cuestionario constó de 16 preguntas de las que 14 fueron de opción múltiple y dos abiertas; asimismo, se integró un área de datos sociodemográficos que permitiera conocer la edad, nivel educativo, ocupación, situación conyugal, días y horarios en que requieren el transporte y si son residentes de esta capital.

Según las mujeres encuestadas, las colonias Solidaridad, Eduardo Ruíz, El Realito, Lagos I y II, así como Punhuato, deben de contar con especial vigilancia, ya que han sido identificadas por los operadores del transporte público como peligrosas, como también lo son por los polígonos de alta incidencia delictiva.

De las colonias Tierra y Libertad, Soledad, Ventura Puente, López Mateos, Santa Fe, Satélite, 3 de agosto, Carrillo Puerto, Villas del Pedregal, Hacienda del Sol, Centro Histórico y Chapultepec se determinó que no están dentro de algún polígono de alta incidencia delictiva, pero deben ser vigiladas por las autoridades en materia de seguridad para prevenir los delitos.

También se indicó que fueron identificadas, de acuerdo a lo establecido por los choferes, aquellas zonas detectadas como de mayor riesgo o violencia en las diversas rutas del transporte público en el municipio de Morelia, las cuales son las siguientes:

  • Ruta Azul-Soriana-CBTA
  • Ruta Azul (Soriana Vergel)
  • Ruta Azul B (Michelena)
  • Azul B (Xangari)
  • Ruta Azul B
  • Ruta Café 1
  • Ruta Café 1 (Lago)

Según la titular de la Seimujer, Nuria Gabriela Hernández Abarca, si no se reconoce que existen zonas o espacios en donde las mujeres pueden ser agredidas, no sólo en términos de un asalto sino en materia de agresiones sexuales, sabiendo que el transporte público en un espacio en donde mayormente se agrede a las mujeres de diversas edades, «no se tomará entonces en cuenta para el diseño una política pública en materia de seguridad ciudadana para las mujeres».

El estudio menciona que el número de días que utilizan el transporte público las mujeres participantes, fue con un 45.3 por ciento todos los días; de 3 a 5 días el 28.5 por ciento; de 1 a 2 días el 13.1 por ciento; solo los fines de semana el 7 por ciento, y los demás porcentajes están con un valor menor al 1 por ciento.

El 66.8 por ciento de las encuestadas que utilizan el transporte público respondió que sí ha sido agredida en las combis, mientras que el 30.8 por ciento no lo han sido; y el 2.4 por ciento restante no aplicó.

Sobre la agresión, el 33.6 por ciento de las mujeres respondieron que fueron miradas incómodas e insistentes; el 14.5 por ciento dijo que consistió en tocamientos hacia
alguna parte del cuerpo; el 10.7 por ciento fueron roces de los genitales del agresor contra su cuerpo; el 5.1 por ciento de las féminas recibió piropos y palabras obscenas, mientras que al 3.3 por ciento se les mostraron órganos sexuales.

El 30.8 por ciento restante contestó que el agresor la grabó mientras que éste se masturbaba, recibieron amenazas mientras les decían cosas obscenas y los agresores se tocaban de manera insinuante.

También mencionaron que se les hicieron preguntas incómodas y muy personales o les tocaron las piernas; un 2 por ciento respondió que nunca han sido agredidas en el transporte público.

El 17.3 por ciento de las mujeres encuestadas coincidió en que la agresión ocurrió en un horario de 2 a 4 de la tarde; el 14 por ciento señaló que fue de 5 a 7 de la tarde y el 11.7 por ciento mencionó que de las 8 a las 10 noche.

Mientras que el 8.9 por ciento dijo que de las 5 a las 7 de la mañana fue cuando ocurrió la agresión; el 7.9 por ciento señaló que fue de las 8 a las 10 de la mañana; el 4.7 por ciento aseguró que fue de las 11 a la 1 de la tarde; un 16.8 por ciento no recordó en qué horario ocurrió; y, el 6.6 por ciento expuso que fueron diversos los horarios, mientras que el 12.1 por ciento no aplicó.

Una pregunta importante fue: ¿quién fue el agresor?, las participantes señalaron que en un 57.5 por ciento fue un hombre adulto mayor, seguido de un 12.6 por ciento un hombre joven; el 3.3 por ciento señaló al chofer; otro 3.3 por ciento dijo que fue el ayudante del chofer; el 2.8 por ciento un hombre adolescente; un 1.4 por ciento no alcanzó a darse cuenta quien la agredió; un 3.6 por ciento señaló haber sido agredida por el chofer, el usuario y hombres de diversas edades.

La mayoría de las mujeres agredidas decidieron no actuar ante la violencia; un 25.7 por ciento contestó que lo ignoraron; el 22.9 por ciento se cambió de lugar; el 15.4 por ciento se bajó de la combi; el 6.1 por ciento señaló que no pudo hacer nada; el 2.8 por ciento gritó; el 7 por ciento se defendió sola; el 0.3 por ciento pidió ayuda; el 1.4 por ciento golpeó al agresor; y, el 6.1 por ciento no pudo hacer algo al respecto.

Polígono en Morelia inseguros para las mujeres

El polígono I está integrado por 41 colonias; entre ellas están: El Quinceo, Sebastián Lerdo de Tejada, Infonavit Constitución 1857, Praderas del Quinceo, Lago IV, Lago I, Villas de la Esperanza, El Pitayo, José Ma. de Cabrera, La Aurora, Gobernador Gildardo Magaña, Batalla de Morelia, Ampliación Batalla de Morelia, Ignacio Ramírez, Lago III, Eduardo Ruíz (Norte), Eduardo Ruíz, Ampliación Mariano Escobedo, Unidos Santa Cruz, Ampliación Unidos Santa Cruz, Lago II, Ampliación Solidaridad, Josefa Ocampo de Mata, Vicente Riva Palacio, El Realito, Ampliación el Realito, Mártires de Uruapan, José Ma. Arteaga, León Guzmán, Volcanes, Cruz del Barreno, Jardines del Quinceo, Ignacio Zaragoza de las Canteras, Ampliación Popular Progreso, La Joya,Infonavit, Mariano Escobedo, Prados Verdes, Jardines del Santiaguito, Gral. Pedro Ma. Anaya y Juan José Codallos.

Señalaron que viven diversos tipos y modalidades de violencia, principalmente familiar ejercida por el hombre; sexual que se vive en las calles, ya que las mujeres son hostigadas y agredidas sexualmente en los terrenos baldíos, y cuando éstas denuncian agresión los policías no acuden a sus llamados; las mujeres se sienten inseguras porque sus hogares son objeto de robo, aun estando ellas presentes y no pueden defenderse.

La mayoría de las mujeres se dedica a las labores domésticas y son particularmente el sostén de sus familias.

El polígono II se comprende por 17 colonias, Primo Tapia, División del Norte, Unión, Lázaro Cárdenas, Lomas de Morelia, Artículo 27 Constitucional, Dr. Ignacio Chávez, Ampliación Isaac Arriaga, Independencia, Isaac Arriaga, Enrique Ramírez, Cinco de Mayo, Vasco de Quiroga, Lomas de Guayangareo, Dieciocho de Mayo, La Primavera y Lomas del Punhuato.

En éste, las problemáticas detectadas por las mujeres adultas fueron violencia familiar,  psicológica, física y otras que las mujeres no identifican por parte de los hombres. Algunas de ellas señalaron que tienen hijos que se han vuelto consumidores de drogas y alcohol, otros que han cometido abuso sexual, violaciones hacia niñas y que merodean en las calles, y también mucho consumo de drogas y alcohol por parte de las mujeres jóvenes.

El polígono III, según el diagnóstico, está integrado por 13 colonias: Santa María de Guido, Colinas del Sur, Lomas de la Joya, Loma la Virgen, Puerta Blanca, Lomas del Durazno, Loma Dorado del Sur, Trincheras de Morelos, Piedra Lisa, Santa Cecilia y Los Encinos.

Las principales problemáticas detectadas por mujeres adultas, es que hay violencia familiar, psicológica y física.

Las mujeres señalaron que hay violencia por el consumo de drogas y alcohol; se han
presentado abusos sexuales y es peligroso salir por las noches y muy temprano. No hay
seguridad y los policías son omisos ante su labor.

El polígono IV se mencionó que está integrado por 12 colonias, entre ellas: Ciudad Jardín, Ricardo Flores Magón, 23 Marzo, La Esperanza, Sindurio, Niño Artillero, Ampliación Niño Artillero, Arboledas Valladolid, Margarita Maza de Juárez, Ignacio López Rayón, Ampliación Ignacio López Rayón y la 20 de Noviembre.

En está colonias mencionadas, las problemáticas detectadas por grupos de población, según las mujeres adultas es violencia familiar y sexual, asimismo reportaron que, «se han presentado abusos sexuales y salir muy temprano o por la noche representa un peligro». También, hay zonas con hacinamiento y otras con una grave dispersión poblacional, lo que provoca que haya tramos al despoblado que son riesgosos por su naturaleza y la falta de alumbrado público.

Mientras que las niñas, adolescentes y jóvenes destacaron el hacinamiento en el que viven, hace que las cuestiones sexuales se despierten con interés, sin embargo, no
cuentan con información sobre salud sexual y reproductiva, así como de planeación familiar.

Por: Guadalupe Martínez/rmr