lucero pacheco

El pasado domingo, el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) anunció un acuerdo con el BID Invest, miembro del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). BID Invest es un banco multilateral que promueve el desarrollo en los países de América Latina y El Caribe, con el sector privado.

El tema pronto acaparó todos los espacios noticiosos, se anunció un crédito por un monto de 12 mil millones de dólares, para que MyPymes y Pymes en nuestro país, puedan pagar sus deudas con proveedores, ante la crisis en las que muchas empresas se encuentran por la contingencia sanitaria por el Covid19.

En instantes, tanto la Secretaría de Economía y el propio Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, celebraron vía twitter, junto con los empresarios el acuerdo.

No pasaron ni 24 horas del anuncio, cuando al día siguiente en la ya famosa “mañanera”, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, descalificaba el acuerdo, «No me gusta el modito» se ponen de acuerdo, nos imponen sus planes y Hacienda lo avala… ¿Estamos de floreros?”

El presidente en tono molesto, dijo que si los créditos necesitaban el aval del gobierno, no estaba de acuerdo, y de plano le dijo a los empresarios que no estaba de acuerdo que no lo hayan tomado en cuenta.

Y ante este complejo panorama, son esos moditos, del presidente, los que nos tienen en la actual circunstancia, entre la incertidumbre de saber qué decisiones tomará, ante una emergencia mundial, que está arrebatando la vida de las y los mexicanos.

Hace más de tres meses nos dijeron que, estaban preparados para enfrentar al Covid-19, hace más de tres meses nos dijeron que, podíamos seguir en las calles, en el trabajo, hacer la vida normal, porque aun no había positivos en el país. Hoy las circunstancias han arrastrado al Gobierno Federal a un callejón sin salida, una posición difícil, porque todo le molesta al presidente, porque todo aquello que no sume a su proyecto será descalificado.

Señor presidente, fueron los ciudadanos los que por voluntad comenzaron a limitar la vida pública, mucho antes de que el gobierno lo anunciara, han sido los empresarios los que han salido a buscar el recurso al exterior, ante la pasividad de las autoridades federales; han sido los gobernadores los que han implementado medidas estrictas en sus territorios, ante el nulo liderazgo de la autoridad de salud federal.

Y se puede o no debatir lo que las autoridades estatales están haciendo en sus territorios, aislamiento obligatorio, multas y un largo etcétera, lo cierto es que, a estas alturas todo suma, y lo que se deje de hacer hoy, se lamentará el día de mañana.

Es esta urgencia, la que ha llevado a buscar a todos los gobiernos estatales nuevas soluciones, ante un panorama que jamás hubiéramos imaginado.

Por poner un ejemplo de lo que se hace Michoacán, hace más de dos semanas que opera un Plan Emergente para apoyar a alrededor de 10 mil empresas de todo el estado, con créditos que van desde los 6 mil y hasta los 250 mil pesos, con esquemas flexibles de pago.

Se hace un gran esfuerzo en todas las áreas claves para que el estado no se venga abajo, o al menos se mantenga hasta que esta terrible pandemia pase.

Ojalá el presidente cambie sus moditos, y aleje el recelo de su gobierno, él es el presidente y los mexicanos queremos que asuma y tome decisiones como hombre de Estado.

Al Tiempo.