Los trabajadores universitarios se verán obligados a emprender acciones en las instituciones (Foto Facebook: Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Por: Guadalupe Martínez/@Guadalupemtzo

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Luego de reiterar que los gremios universitarios no son los culpables de la crisis económica en las instituciones educativas, el secretario general del Sindicato de Profesores (SPUM), Jorge Luis Ávila Rojas, anticipó que se analiza emprender acciones de presión a partir de septiembre como un paro nacional, cuando la Casa de Hidalgo se quede sin el presupuesto 2019.

Aunque todavía no es un acuerdo consensuado por las bases de profesores nicolaitas, el líder sindical del SPUM reconoció que junto con la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (CONTU) que aglutina a nueve universidades del país con problemas económicos, iniciaron las primeras pláticas para establecer medidas que presionen a las autoridades federales, a fin de que se liberen apoyos extraordinarios destinados al pago de salarios y prestaciones.

Ávila Rojas, en entrevista, expuso que para prevenir escenarios similares a los del 2017 y 2018 al interior de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) cuando se paralizaron las actividades académicas, este miércoles los líderes sindicales sostuvieron una reunión con la directora de Educación Superior Universitaria de la SEP, Carmen Rodríguez Armenta, a quien le plantaron la «grave» situación que hay en las instituciones, y que por tanto requieren el apoyo de la federación.

«Es inaceptable que el gobierno federal deje a las universidades públicas sin recursos, eso no puede ser así, por eso fuimos a que nos escucharán», resaltó.

El secretario general del SPUM expresó que como aún hay incertidumbre en la Michoacana para el pago de salarios y prestaciones de los trabajadores, se analiza desde la CONTU emprender a partir de septiembre una serie de acciones de presión, que podría incluir un paro nacional de brazos caídos en las universidades, pues en su perspectiva, los sindicatos no son los culpables de la mala administración que realizaron las anteriores autoridades.

De ser así, 700 mil alumnos se quedarán sin clases y aproximadamente unos 60 mil trabajadores, entre académicos y administrativos, no recibirán salarios en estas nueve universidades.

Insistió que el tema de la Reforma a jubilaciones y pensiones, no está a discusión al interior del SPUM, porque hay un mandato del Congreso General que señala el no aprobar ningún cambio de régimen, por considerar que se afectan los derechos laborales de los profesores, por ello, dijo que la única solución es el envío de recursos adicionales por parte del gobierno federal.

Cabe recordar que una de las condiciones de la federación para enviar recursos económicos de carácter extraordinario a la UMSNH, es cumpliendo el quinto punto del Convenio firmado en diciembre de 2018, y que establece el fortalecimiento del régimen de jubilaciones y pensiones.

Las Universidades que entrarán en una fase crítica, son: la Autónoma de Nayarit, la Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, la Autónoma de Zacatecas y Benito Juárez de Oaxaca, de Morelos, Tabasco, Guerrero, Estado de México, Sinaloa y Chiapas.

R

Compartir