Siempre nos dio palabras de aliento, lo recordó uno de los oficiales (Foto: RED 113)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/RED 113).- Heriberto de Luna Adam fue para todos un gran policía, “chapado” a la antigua, cercano a la tropa y colega eterno, pero sobre todo fue un gran ser humano, así lo recuerdan sus compañeros de armas y su querida familia.

Falleció recientemente a consecuencia de padecimientos de salud. Él fungió como subdirector de Tránsito cuando el priista Víctor Manuel Tinoco Rubí estuvo al frente del gobierno michoacano: “Nunca dejaba caer a su gente, siempre había una palabra de aliento, nos animaba a echarle ganas”, recordó uno de los oficiales que trabajó con él.

Heriberto de Luna pereció a los 81 años de edad, con una gran trayectoria, ya que también se desempeñó como director de la Policía en cinco demarcaciones purépechas y su vasta experiencia lo llevó a ser asesor en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en el periodo 2010-2011.

Su pérdida ha dolido tanto a sus amigos y a quienes alguna vez estuvieron a su mando que en la mayoría de las conversaciones sobre el tema se escucha la frase: “Pocos como él, siempre nos dejan los buenos”.

Sin duda alguna de Luna Adam es un ejemplo de cómo debe ser el policía, del compromiso, de la dedicación y del amor que se debe ejercer en esa bella, pero a veces ingrata labor. Partió físicamente de esta tierra, pero siempre vivirá en el corazón de sus colegas y familiares.

amm