Además la deforestación se acelera, hay más de 10 mil hectáreas arboladas que se han perdido por la sobreexplotación forestal

Por: Antonio Aguilera/@gaaelico

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- A pesar de que el Lago de Pátzcuaro ha llegado a su «edad adulta», lo que significa que debería tener las condiciones de sustentabilidad necesarias para tener la mayor producción pesquera de su vida, la deforestación, la falta de planeación urbana, y el bajo tratamiento de aguas residuales en los cuatro municipios de la zona lacustre, han impedido que su agua cuente con una calidad óptima para producir el pescado blanco, la especie endémica del lugar.

No obstante, en sus últimos análisis, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) constató una mejora en la calidad del embalse acuático, por lo cual se pueden introducir solamente las 10 especies nativas del lago, entre ellas la más emblemática: el pez blanco.

La salud del lago

El lago de Pátzcuaro es sin duda uno de los mayores estandartes de Michoacán, no obstante, a pesar de las acciones emprendidas por los gobiernos y los propios lugareños, ha perdido 40 por ciento de su capacidad de almacenamiento original. En 1974 el lago contaba con una superficie total de 11 mil 873 hectáreas y para 2007 se redujo a nueve mil hectáreas. Su profundidad máxima es de 12.3 metros, pero una superficie importante del vaso apenas rebasa un metro.

Han desaparecido islas como Jarácuaro, incluso para trasladarse del embarcadero turístico a la isla de Janitzio se tuvo que construir un canal ante el bajo nivel del vaso. Además, de manera permanente se lleva a cabo la extracción de vegetación acuática y la limpieza de los pocos manantiales que quedan.

Con excepción de dos periodos lluviosos de los últimos cuatro años, es menor la precipitación pluvial en esa región lacustre y mayor la evaporación. La deforestación se acelera, hay más de 10 mil hectáreas arboladas que se han perdido por la sobreexplotación forestal, los incendios, las prácticas agrícolas inadecuadas y una ganadería extensiva, entre otros.

Se han rehabilitado algunas plantas de tratamiento y otras más están en construcción, pero aún así la contaminación de las aguas es grave, porque los nueve núcleos urbanos y agrícolas que descargan de manera directa las aguas negras, como consecuencia presenta altas concentraciones de materia suspendida y compuestos fosforados, así como escaso nitrógeno, según estudios realizados por la antigua Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente del estado y hoy por la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático (Semarnacc).

Se estima que anualmente el lago recibe cinco mil 500 litros de pesticidas y dos mil 856 toneladas de fertilizantes. Sin contar los ácidos, el plomo, el cadmio, la pintura y otras sustancias que se utilizan en la alfarería. Recibe por lluvia mil millones de metros cúbicos al año, sin embargo, 700 millones se pierden por evaporación y 300 por escurrimiento.


ez