La Canaco- Servytur Morelia exhortó a los Poderes Ejecutivo y Legislativo del país a que ajusten sus gastos (Foto: ACG)

Por: Maribel Nieves Aguilar/@Mnievesa

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Tras enfrentar el robo de equipos para el transporte de combustible incluido el producto, así como la toma de algunas instalaciones principalmente en la zona de tierra caliente derivado del alza al precio de las gasolinas, la Canaco-Servytur Morelia hicieron un llamado a la ciudadanía a manifestarse de una manera diferente y respetar la ley sin afectar a terceros.

«Las gasolineras no son del gobierno, son de empresarios, son su patrimonio y de muchos de ellos, el esfuerzo de toda una vida».

En conferencia de prensa el secretario, Jaime Vargas Chávez, dijo que han contado con el respaldo del gobierno del estado a fin de inhibir los disturbios o daños a sus patrimonios, sin embargo, al precisar un monto afirmó que registran pérdidas económicas, al no contar con combustible o estar tomadas las gasolineras por los motivos antes mencionados.

En este sentido exhortó a los Poderes Ejecutivo y Legislativo del país a que ajusten sus gastos y presupuestos para que sean más eficientes y tengan menos burocracia para que bajen los costos de los hidrocarburos, al considerar que si eliminan o bajan el impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) ya que al costo real de las gasolinas se le aumenta 58.5 por ciento de los impuestos entre IVA y el IEPS.

«Estos impuestos en otros países son menores, aunado a que su población tiene mayor poder adquisitivo».

Vargas Chávez manifestó la preocupación de las gasolineras pues indicó que la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) cerró 170 establecimientos por el vandalismo y en 79 sufrió de saqueos.

«Esto fue orquestado, porque como es posible que saqueen tiendas al mismo tiempo y en distintos puntos del país, las nuevas amenazas de saqueos difundidas en redes sociales son sólo para crear zozobra y miedo».

Para finalizar solicitó a la ciudadanía no reenviar ningún tipo de correo o mensaje, que aliente o invite a hacer desmanes sociales.