Juan Espinoza Jiménez, Obispo Morelia
Convocó a que este 2020 cada miembro de la sociedad aporte lo mejor de sí para promover una cultura que ayude a construir la paz (Foto: Sayra Casillas)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- “Un niño que recibe amor, que recibe cariño, comprensión, en la familia, va a ser una persona de bien en la sociedad. Un niño golpeado, maltratado, un niño que es educado con malas palabras, con descuido, que no se le atiende, tenemos allí un delincuente potencial”, destacó este domingo el obispo auxiliar de Morelia, Juan Espinoza Jiménez, al hacer un llamado de atención sobre la creciente violencia.

En la conferencia de prensa que ofreció este domingo, el representante de la Arquidiócesis de Morelia, convocó a que este 2020 cada miembro de la sociedad aporte lo mejor de sí para promover una cultura que ayude a construir la paz.

“Podemos transformar la actual situación de violencia e inseguridad que padecen nuestros estados de Michoacán y Guanajuato, violencia que en los últimos años se ha manifestado con expresiones brutales y que implica factores económicos, políticos, sociales y culturales que nos demandan prever e integrar una estrategia que considere todos estos aspectos, a mediano y a largo plazo”.

Manifestó que la familia, la escuela, los medios de comunicación, las iglesias, son actores sociales que tienen una relevancia mayor en la tarea de forjar una cultura de paz, sin dejar a un lado el papel de los gobiernos mediante sus políticas públicas orientadas a favorecer una cultura de paz.

Espinoza Jiménez se pronunció sobre casos desafortunados que en los últimos días han acaparado titulares de medios informativos, como la mujer que hace unos días apuñaló a su pequeña de ocho años en Villas del Pedregal, en el municipio de Morelia; y, el alumno de sexto de primaria que con dos armas de fuego mató a su maestra, disparó contra sus compañeros y luego se suicidó, en una escuela de Torreón, Coahuila.

Consideró que estas situaciones tienen raíz en una vivencia “distorsionada” de la familia, derivado de padres de familia que a su vez han padecido violencia, machismo, injusticias.

“Hay quien llevan resentimientos, odio, coraje, marcas, heridas, sin tener la oportunidad de dialogarlas, expresarlas, o de que alguien esté de nuestro lado para que podamos sacar ese odio, esa rabia, ese coraje, de una manera más adecuada, y que no se descargue ese coraje, ese odio, ese rencor, sobre personas inocentes, como pueden ser los hijos”, dijo.

Advirtió que muchos de los delincuentes han vivido esas situaciones en sus familias, “por eso son capaces de hacer atrocidades, porque es la manera como ellos se desfogan de eso que tienen en el interior, y que no soportan”.

Convocó a cuidar más a la familia; a que los padres tengan más calma, más serenidad, y dediquen más tiempo a sus hijos, pese a sus diversas actividades. Sobre todo, como ya se citó líneas arriba, les pidió ser más amorosos.

Por: Sayra Casillas/AV