Carlos Garfias resaltó que un buen punto de partida es que finalmente se escuchó a víctimas de la violencia (Foto: Sayra Casillas)

Por: Sayra Casillas/@SayraCasillas2

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Tras ser comisionado como enlace con el próximo gobierno federal en lo relativo a la participación de la Iglesia en la implementación del Plan Nacional de Paz, en su calidad de vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Carlos Garfias Merlos dio su voto de confianza al proyecto, sin dejar de mencionar que al momento de ser implementado deberá ser perfectible.

En conferencia de prensa, el también arzobispo de Morelia opinó que la creación de una Guardia Nacional, la continuidad de las Fuerzas Armadas en las calles con labores de seguridad, la amnistía a presos por delitos que no implican sucesos violentos, y demás planteamientos del Plan Nacional de Paz impulsado por el próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, podrán llegar a buen puerto si el proceso es acompañado de un diálogo propositivo y directo con la sociedad civil y representantes de las diferentes organizaciones e instituciones.

Compartió que a la recién celebrada CVI Asamblea Plenaria de la CEM, acudió el próximo secretario de seguridad a nivel federal, Alfonso Durazo Montaño, quien presentó a los 130 obispos reunidos los resultados de los foros que se llevaron a cabo para delinear el plan de pacificación para el país.

Apuntó que a raíz de dicho encuentro, Durazo Montaño asumió el compromiso de que la federación pondrá cuidado especial en la atención a las víctimas de la violencia y, por ello, apoyará a los Centros de Escucha implementados por la Iglesia católica en la geografía nacional.

Agregó que, por su parte, la misma Iglesia retomará el Plan Nacional de Construcción de Paz que presentó el pasado mes de septiembre, con la expectativa de ponerlo en práctica en las diócesis y provincias de México, bajo la batuta de Guillermo Ortiz, quien fue designado responsable de la dimensión de Justicia, Reconciliación y paz, Fe y Política que él antes coordinaba.

Ante insistentes cuestionamientos en torno a planteamientos contenidos en el Plan Nacional de Paz, Carlos Garfias resaltó que un buen punto de partida es que finalmente se escuchó a víctimas de la violencia, y los procesos tendrán que empezar a implementarse una vez que asuma funciones la próxima administración federal.

“En la medida en que se ejecute irán apareciendo las necesidades reales, y tendrán que hacerse los ajustes pertinentes para responder”.

Flv Nz