La obligación que tiene como funcionarios públicos es la de salvaguardar a la ciudadanía, subrayó

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Víctor Ruiz).- La poda de árboles del Río Chiquito que derivó en la extinción del hábitat de las garzas se realizó como una medida para resguardar la salud de los ciudadanos, así lo externó el director de Medio Ambiente y Sustentabilidad del Ayuntamiento de Morelia, Marco Tulio Campos.

En entrevista al ser cuestionado sobre esta polémica decisión, el funcionario municipal explicó que la dependencia que encabeza tomó esta decisión debido a las constantes quejas ciudadanas que les hacían llegar, pues aseguró que el olor de las heces de las garzas se extendían por varias calles de la zona.

Asimismo, enfatizó que la obligación que tiene como funcionarios públicos es la de salvaguardar a la ciudadanía; sin embargo, aseveró que no se trató de un ecocidio, ya que argumentó que solamente se hizo una poda de conformación.

Nosotros no estamos en contra de las garzas, pues inclusive, éstas ya se alojan en un árbol que se encuentra enfrente, pero nosotros tuvimos que tomar una decisión al respecto entre las alternativas que teníamos como era colocar una malla, aventarles cuetes o podar los árboles”.

Sobre la propuesta de ambientalistas e investigadores de crear un santuario para la protección de las garzas, el director afirmó que su dependencia está en la disposición de colaborar con ellos para concretar el proyecto.

Marco Tulio Campos recordó que en primera instancia, hace 30 años, las garzas se alojaban en el zoológico Benito Juárez, posteriormente emigraron cerca de una escuela, donde asegura que los niños se veían afectados en su salud, y finalmente se postraron en la zona del Río Chiquito.