maltrato animal
Desde abril del año pasado en Michoacán está vigente la ley que prohíbe la venta de animales en la vía pública (Foto: Cortesía)

Por: Sayra Casillas/@SayraCasillas2

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En promedio al mes, el Centro de Control Animal de Morelia recibe 80 reportes relacionados con maltrato, cifra que representa casi la mitad de las denuncias que en el mismo periodo recibe la instancia municipal por razones distintas relacionadas con la situación o comportamiento de perros y hasta sus dueños.

Este domingo se llevó a cabo una Feria de Adopción sobre la Plaza de Armas, con el propósito de brindar un hogar a quince perritos de distintas edades y tamaños, en su mayoría criollos. Todos llegaron al Centro de Control Animal por irresponsabilidad u falta de sensibilidad de sus cuidadores, sin embargo la dependencia decidió brindarles una segunda oportunidad.

Arlen Natalia Nava Reséndiz, titular de dicha área, compartió que cada semana reciben entre 10 y 15 perros de personas que ya no quieren hacerse responsables de ellos, a los cuales se suman los que el mismo Centro captura exclusivamente a partir de reportes ciudadanos de animales en la vía pública o son llevados por quienes los rescataron de la situación de calle.

En entrevista, informó que el Centro de Control Animal no tiene la capacidad para mantener a todos los ejemplares que llegan diariamente, por lo que en promedio a la semana sacrifican entre 20 y 30, sobre todo a los que están enfermos, gravemente lesionados por un accidente, de avanzada edad o que tras una serie de pruebas aplicadas se comprobó que son agresivos. El resto pasa al Programa de Adopción.

Maltrato, una triste realidad

Nava Reséndiz dio a conocer que por semana reciben entre 40 y 50 reportes por situaciones que van desde perros agresivos o en situación de calle, hasta canes maltratados. Alrededor de 20 denuncias ciudadanas tienen que ver con ese último motivo.

Las situaciones más comunes tienen que ver, explicó, con perros hacinados, confinados en azoteas llenas de excremento o sin un techo para resguardarse de las inclemencias del tiempo; sin agua y alimentos por periodos prolongados o abandonados en casas-habitación.

Hay que recordar que desde abril del año pasado en Michoacán está vigente la ley que prohíbe la venta de animales en la vía pública, mercados y establecimientos sin la autorización correspondiente; la celebración de peleas de perros, las mutilaciones por razones estéticas, el abandono en la vía pública así como en el interior de bienes muebles e inmuebles, sin la custodia o condiciones adecuadas de acuerdo a su especie

La Ley de Derechos y Protección para los Animales en el estado contiene un apartado sobre fauna doméstica, es decir los animales que se crían, desarrollan y subsisten bajo el cuidado humano, que por tanto está obligado a proporcionarle agua y alimento en cantidad y calidad suficientes; alojamiento apropiado; atención y tratamientos médico veterinarios preventivos y curativos; vacunación contra enfermedades de riesgo zoonótico o epidémico; cuidado higiénico necesario en cuerpo y área de estancia; y, las medidas de seguridad necesarias para evitar que se ponga en riesgo.

La jefa del Centro de Control Animal indicó que en lo que va de la actual administración han presentado dos denuncias ante la Procuraduría General de Justicia del Estado por maltrato, pues si bien el número de casos es mayor, éstos los han resuelto por la vía del trabajo social y la conciliación o recibiendo al ejemplar en el área municipal.

Adopción, una nueva oportunidad

Este domingo se llevó a cabo la tercera jornada de adopción de perros en lo que va de la administración local actual y segunda del año, con la expectativa de que quince ejemplares sanos, vacunados, esterilizados, y sometidos a procesos de convivencia con personas y otros animales, tuvieran la posibilidad de insertarse a un hogar.

Además del pago de 256 pesos por concepto de esterilización, a los interesados se les pidieron los siguientes requisitos: llenar cuestionario con las características del perro que se busca; presentar comprobante de domicilio y credencial de elector, aceptar una visita domiciliaria para que se determine si las condiciones son propicias para la estancia del animal, y, firmar una carta compromiso que implica una o dos visitas posteriores por colaboradores del Centro.

Luego de hacer un llamado a la solidad de las personas para con los peludos en situación de calle, Arlen Natalia Nava apeló también a la conciencia de que una mascota implica tiempo, dinero y esfuerzo no por unos cuantos días o meses sino hasta por quince años o más, por lo que pidió responsabilidad para evitar que sean confinados en espacios no aptos o lanzados a la calle.

La entrevistada admitió que no cuenta con estadísticas aproximadas sobre el número de perros que deambulan por la vía pública, pero sí mencionó que el problema es mayor en los asentamientos marginados.

ZM