El proceso de homologación salarial a los trabajadores de la administración municipal depende de la "viabilidad financiera" (Foto. Cristian Ruiz)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Bajo el cobijo de la anterior administración muncipal que estuvo encabezada por Alfonso Martínez Alcázar, el Sindicato Demócrata de Empleados Municipales de Morelia (Sidemm) logró crecer 413 por ciento en tres años, al pasar de 180 agremiados en 2015 a cerrar el 2018 con 745, quienes actualmente exigen la cobertura de la prestación de Cuenta y Orden, que va a generar un gasto al ayuntamiento de 54 millones de pesos al año y fue aprobada días antes de que el independiente dejara el puesto.

Esto se constata con información oficial compartida por la Secretaría de Administración del Ayuntamiento, donde se desglosa que el Sidemm es el sindicato que tiene mayor número de agremiados registrados en el nivel cuatro, es decir con los salarios más altos de la nómina local con 295 trabajadores, mientras que en el nivel tres hay 256, nivel dos 135 y el uno que es el de menor paga solo tiene 76.

La cifra contrasta con otros sindicatos del ayuntamiento como el Sindicato de Empleados Municipales, Administrativos y Conexos de Morelia (SEMANC) que tiene 132 empleados en nivel uno, 425 en el dos, 393 en el nivel tres y en el cuatro hay registrados 295.

Otro privilegio que gozó el Sidemm mientras estuvo Martínez Alcázar durante su último año de mandato fue recibir la mayor entrega de plazas, con 204, de las cuales el secretario de administración del ayuntamiento Gabriel Prado Fernández, ha denunciado que muchas de ellas se dieron a exjefes de departamento y directores de diversas áreas del ayuntamiento de Morelia.

El último favor que recibió el Sidemm fue que el cabildo saliente sesionara a tres días de acabar la administración para aprobar la entrega de la prestación de Cuenta y Orden, que consiste en la entrega de 3 mil 402 pesos a cada trabajador por quincena, lo que se traduce en un gasto de 54 millones de pesos al año.

El motivo de sus movilizaciones y toma de oficinas municipales radica en que la prestación se canceló en octubre por no contar el ayuntamiento con el recurso suficiente para cubrirla, y si bien se dijo que en enero las autoridades revisarían esta situación, el proceso será lento puesto que el gobierno local se encuentra realizando una homologación de sueldos tanto para trabajadores agremiados hasta los que no están en ningún sindicato.

ZM