Profesores proponen reforma constitucional para reestructuración de la UMSNH

Por: Sayra Casillas/@SayraCasillas2

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- A partir de una propuesta de reforma constitucional entregada al Congreso del Estado, un grupo de profesores de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) buscará modificar las condiciones económicas de la institución.

En rueda de prensa, una comitiva de profesores encabezada por Miguel López Miranda -titular de la tesorería de la UM durante el rectorado de Salvador Jara Guerrero-, presentó la propuesta entregada a la Mesa Directiva del Congreso local, con la cual se busca recomponer los esquemas administrativos, a partir del reconocimiento de las plantillas laborales sindicalizadas y sin otorgar más bases.

El documento entregado a los legisladores locales señala que los problemas estructurales de la UM provienen de «circunstancias políticas, económicas y jurídicas (…) manifiestas en el pago de pensiones por jubilación, el pago de prestaciones laborales sin fuente de financiamiento y la creación de plazas administrativas y académicas, también sin sustento, pero todo ello con respaldo político de los gobiernos estatales en turno».

En ese sentido, detalló que la Casa de Hidalgo cuenta con el personal suficiente para funcionar y no es necesario abrir más vacantes, dado que tiene un registro de mil 464 plazas académicas de tiempo completo, 485 plazas académicas de medio tiempo y 36 mil 697 horas cumplidas de asignaturas, así como dos mil 879 plazas administrativas de base, 147 plazas administrativas de confianza y 207 plazas de mandos medios y superiores.

Sobre las casas de estudiantes, manifestó que no deben perderse porque son un apoyo para la continuidad de los estudiantes de bajos recursos: “La universidad debe seguir sosteniendo los albergues a partir de conseguir un financiamiento externo».

Al ser cuestionado sobre sus aspiraciones a la rectoría, el también ex secretario de Finanzas durante la gubernatura de Jara Guerrero, reconoció su interés por obtener ese cargo que, dicho sea de paso, es designado por un grupo de ex rectores y funcionarios de la institución, sin abrir el proceso a la participación de la comunidad universitaria.

R