Figueroa Ceja recordó que en los últimos años el Congreso del Estado se ha visto inmerso en una serie de comunicaciones enviadas por los cabildos de los ayuntamientos

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El diputado Juan Manuel Figueroa Ceja, sentenció que es fundamental determinar tiempos para dinamizar los procedimientos que permitan definir a la autoridad, con el objetivo de que prevalezca el estado de derecho, la sana convivencia social y el bienestar en la población.

Lo anterior, en sesión del Congreso del Estado al presentar la iniciativa de decreto para reformar el último párrafo de la fracción III del Artículo 50 de la Ley Orgánica Municipal.

“El espíritu de esta propuesta es claro, ya que ésta alta responsabilidad no puede estar en la indefinición más allá de la encargatura del despacho, por ello el procedimiento para sustituir al presidente municipal en las faltas transitorias o definitivas, deberá ser acotado, precisándose un tiempo de 20 días para conocer la propuesta que el partido que encabeza el gobierno municipal, debe hacer a este congreso; y en los casos de que en este tiempo no haya nombramiento del alcalde, el congreso nombrará al funcionario respectivo dentro de 10 días”, explicó el legislador integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Congreso del Estado.

Figueroa Ceja recordó que en los últimos años el Congreso del Estado se ha visto inmerso en una serie de comunicaciones enviadas por los cabildos de los ayuntamientos, quienes informan de la ausencia transitoria o definitiva de funcionarios municipales, de las cuales el Congreso debe intervenir para hacer el nombramiento de los mismos.

En ese sentido resaltó que hoy en día, no existe en la ley un término para que el Congreso haga la designación del presidente municipal, cuando éste, por cualquier causa, no pueda continuar en sus funciones.

“En esta propuesta de iniciativa se plantea la autorregulación del Poder Legislativo, para que en un tiempo específico, tome las decisiones y no se deje para después, acuerdos sustanciales en la designación del alcalde que se ha ausentado en sus funciones, toda vez que la falta de autoridad prolongada puede generar división de la sociedad, parálisis administrativa, crisis de gobernabilidad o hasta la suspensión de los servicios básicos que otorga el municipio”, concluyó.