Pascual Sígala y Adriana Hernández, presentan iniciativa para modernizar la norma

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Una nueva ley de bibliotecas que facilite el acceso a la información documental, electrónica y digital; y que garantice las necesidades de la población en materia de cultura, propuso el diputado Pascual Sígala.

A nombre del Comité de Biblioteca y Archivo, que preside, y del cual también es integrante la diputada Adriana Hernández, presentó ante el Pleno de la LXXIII Legislatura, una iniciativa de decreto para expedir la Ley de Bibliotecas del Estado de Michoacán.

En tribuna, el legislador precisó que la ley en la materia data del año 1988, por lo que es necesario su actualización para brindar a la población servicios bibliotecarios de vanguardia, “requerimos construir un marco que favorezca el acceso equitativo a la información y al conocimiento”.

Agregó que la imitativa que presentan contempla reforzar el papel de las bibliotecas públicas como centros de lectura, encuentro lúdico y recreativo de la comunidad, enriquecer los contenidos temáticos de sus acervos y consolidarlas como espacios de actividad cultural.

Asimismo, tiene por objetivo asegurar el derecho de acceso a la información, a Internet y a las tecnologías a través de la biblioteca pública; estableciendo acuerdos con las organizaciones civiles y las comunidades para extender y garantizar la conectividad y el acceso a servicios digitales en bibliotecas públicas y bibliotecas virtuales.

De igual, dijo, forma contempla garantizar el acceso a los acervos para la atención a personas con discapacidad, minorías lingüísticas, internos de los centros de readaptación social, analfabetos, entre otros.

Es nuestra responsabilidad como parte del Poder Legislativo, asumir el compromiso de construir un marco normativo que permita ampliar de manera permanente el acceso a la información documental, electrónica y digital en las bibliotecas públicas en igualdad de condiciones”, comentó.

Propone además mejorar y fortalecer a las bibliotecas públicas mediante la actualización permanente de la infraestructura,  la dotación  de mobiliario ergonómico, equipo y acervo actualizado, así como el reforzamiento y actualización de los recursos tecnológicos.

De la misma forma, establece la profesionalización y capacitación continua del personal que atiende las bibliotecas.