Accidente en la salida a Charo, justo antes de llegar al Recinto Ferial, a la altura de una gasolinería. Maneje con precaución

 

Complicación vial en Plan de Ayala, cerca del mercado de San Juan, con dirección a San José

 

Congestión vial en libramiento, entre salida a Salamanca y al de Charo, por obras públicas

 

Caos vial para llegar al Recinto Ferial desde el distribuidor salida a Charo 

Protestas en Colombia dejan 24 muertos y decenas de heridos

La propuesta de reforma tributaria incluía un aumento de impuestos sobre la renta y productos básicos; el gobierno defendía la necesidad de la reforma a causa del enorme gasto que ha debido afrontar el país para sostener los programas sociales luego del covid-19

NoImage
El 28 de abril se dio inicio al paro nacional con una jornada de manifestaciones, que más tarde disturbios dejaron varios heridos (FotoTW: @Alfredoboita1)

Colombia (MiMorelia.com).- Un proyecto de reforma tributaria, que estuvo a punto de convertirse en ley, fue la principal causa por la cual miles de colombianos decidieron salir a marchar a las calles en los últimos días. La difícil situación de salud pública que se vive actualmente, debido a la Covid-19, no impidió que los ciudadanos le hicieran un llamado al gobierno de Colombia desde diferentes regiones y expresaran su inconformismo frente a dicha reforma. 

El 28 de abril se dio inicio al paro nacional con una jornada de manifestaciones que, en un comienzo, se dio de forma pacífica en medio de cánticos, arengas y bailes. Sin embargo, la tranquilidad sólo duró unas horas, pues en diferentes ciudades del país, como Cali, Medellín, Bogotá e Ibagué, se presentaron disturbios que dejaron por lo menos dos muertos, 26 detenidos, decenas de heridos, desapariciones forzadas y múltiples daños materiales. 

Cuatro días después, el 2 de mayo de 2021, el mandatario de Colombia, Iván Duque Márquez, anunció, a través de una alocución presidencial, que retiraría el texto de la reforma tributaria del Congreso de la República y pidió “tramitar de manera urgente un nuevo proyecto fruto de los consensos y así evitar incertidumbre financiera”; a pesar de esta decisión, los ciudadanos continuaron con las movilizaciones sociales, pues ese no es el único problema o inconformidad que los aqueja, ya que los colombianos sienten vulnerados varios de sus derechos por parte del gobierno nacional. 

“La presión social es capaz de movilizar las decisiones del poder, sobre todo un poder que ha sido indolente y ha sido poco empático con la realidad social”, señaló Hárold Gómez Martínez, psicólogo y magíster en Ciencias Sociales y magíster en Educación. 

El pasado miércoles 5 de mayo, la Defensoría del Pueblo de Colombia presentó un informe en el que se evidenció el número de víctimas mortales que hasta el momento han dejado consigo los disturbios: 24 personas, 17 de ellas en el Valle del Cauca, uno de los departamentos más importantes del país. Según dicha entidad, el presunto responsable de 11 de esos 24 fallecimientos sería la Policía Nacional. 

“Las movilizaciones se convirtieron en una dinámica muy fuerte de presión social y de manifestación de hechos de violencia urbana, pero sobre todo de violencia por parte de la institucionalidad”, afirmó Gómez Martínez. 

En Colombia, un inconformismo acumulado ha tomado fuerza, las personas han salido a las calles a manifestarse —justo en un momento en el que la pandemia ha cobrado tantas vidas—, llevando consigo carteles con mensajes tales como “prefiero morir de Covid-19 que de hambre”.

EA