Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- En marzo de este año, tres estudiantes de Morelia vieron logrado el primer fruto de su trabajo: entregar al niño Charlie una prótesis impresa en 3D. Su emprendimiento Prothesia se enfoca al diseño e impresión en tecnología 3D de prótesis y órtesis, todo esto a un muy bajo costo.

En entrevista para MiMorelia.com, los tres jóvenes coincidieron en que gracias al trabajo en conjunto de dos ramas de la ciencia, la medicina y la ingeniería mecatrónica, es que se puede llevar a cabo un diseño óptimo por el bien de las personas que lo requieran.

El proyecto está compuesto por, Jesús Mariano Escareño, de 23 años, alumno de la facultad de medicina de la UMSNH, por Francisco Javier Valencia, de 26 años, y por Julio David Barriga, de 21 años, ambos de la ingeniería en mecatrónica del ITESM campus Morelia.

En el uso de software de diseño 3D y máquinas de impresión tridimensional encontraron una solución a un problema actual: “Quisimos aprovechar esta tecnología de una manera muy pragmática para la construcción de un dispositivo médico que hoy en día es inaccesible, caro, no se ve bien muchas veces y es un problema actual no sólo en México, sino en el mundo”, comentó Francisco.

Impresión de planta del pie para la órtesis #Charlie1. #3dprinting

A post shared by Prothesia 3D (@prothesia3d) on

Charlie, el primer paciente

En septiembre 2017 Francisco y Julio conocieron a Charlie en el CRIT Michoacán, un niño que padece de parálisis cerebral espástica y fue su primer paciente candidato al uso de una órtesis.

A diferencia de una prótesis que busca reemplazar un miembro faltante, la órtesis es un apoyo externo, ya sea estético o funcional.

El primer diseño no era la solución idónea, incluso un médico traumatólogo les advirtió que podrían luxar la cadera del niño. Al acercarse a la facultad de medicina recibieron la ayuda y asesoría de médicos traumatólogos, pediatras y hasta ginecólogos para llevar a flote su proyecto. Además de lograr reclutar a Jesús (Chuy) como el experto en el campo médico y actualmente socio, quien les podia traducir el lenguaje médico a lenguaje de ingenieros.

Tras el análisis del caso comenzaron el diseño de una órtesis KAFO (Knee, Ankle, Foot, Ortosis) creada especialmente para Charlie: “Al momento de nacimiento sufrió un daño cerebral, que generó que los reflejos motores periféricos de sus músculos siempre estuvieran contraídos. Tenemos que vencer esta resistencia para relajar los músculos, volver a enseñar a los músculos a actuar como deben ser”, describió Chuy.

Actualmente, para poder obtener una órtesis se requiere de un molde en yeso del miembro, una técnica poco práctica, riesgoso y muy invasiva para el paciente. Para una órtesis impresa en 3D, el molde se crea de manera digital ya sea con imágenes o con un escáner 3D: “Usamos un escáner, el Sens de 3D Systems, que nos facilita la escuela. Este nos genera una malla que después podemos manipular en un software de diseño, actualmente estamos usando Fusion 360 de Autodesk, lo modificamos y a partir de ahí podemos generar los sólidos, posteriormente se pasa al área de impresión”, explicó Julio.

Foto: MiMorelia.com

El apoyo de ambas instituciones educativas ha sido clave para este proyecto que busca crecer. Desde la asesoría por parte de profesores, hasta apoyos económicos y mentorías de emprendimiento social.

En marzo de este año, entregaron la primer órtesis para Charlie, solo seis meses después de iniciar el proyecto y teniendo como costo final $5,000 pesos, un 10% del precio de una órtesis KAFO en el mercado.

Al día de hoy, han entregado otras dos prótesis para niños de escasos recursos, lo que los ha llevado a mejorar sus procesos y pulir la técnica, además de reducir los tiempos de diseño, materiales y prototipos.

Actualmente 10 jóvenes de servicio social participan en el proyecto, sin embargo, en un futuro esperan contar con ingenieros, médicos, enfermeras, rehabilitadores, fisioterapeutas, etc.

Conforme se mejoren los procesos, se implementen sistemas de inteligencia artificial y se invierta en tecnología, el paciente puede recibir su prótesis en 24 horas, a una quinta parte del costo actual. Los 3 jóvenes aseguran que el futuro de la impresión 3d en la medicina está iniciando, hay esperanza, va a haber más personas que van a poder recibir una en menos tiempo.

FGMM