Columna Universo Económico de Jesús Melgoza
Jesús Melgoza, Secretario de Desarrollo Económico de Michoacán

Si bien en estos momentos de emergencia sanitaria la prioridad sigue siendo cuidar la salud de la población, también es cierto que es necesario evitar que la economía se paralice y pensar en la reapertura gradual y ordenada de comercios, empresas  e industrias en Michoacán, para evitar mayores pérdidas de empleos.

Es necesario que en este proceso se establezcan medidas específicas para que en la reapertura de toda actividad económica se tengan los cuidados sanitarios necesarios, para evitar contagios de coronavirus, como son seguir con todas las recomendaciones de sana distancia, lavado de manos, medidas de higiene, sanitizar espacios y demás, pero adicionalmente acatar otras disposiciones particulares.

De ahí que en Michoacán, los sectores público y privado venimos trabajando coordinadamente para intercambiar puntos de vista respecto a los criterios que aplicarán las empresas michoacanas de cara a la reactivación gradual de actividades, y generar consensos para su estricto cumplimiento.

Estas reuniones nos han permitido integrar las opiniones y propuestas del sector productivo en el plan de reanudación de actividades que prepara el gobierno de Michoacán, para que sea una propuesta sólida y consensuada.

Afortunadamente, ya prácticamente todos los sectores productivos tienen listos sus protocolos, en apego a las instrucciones que en tal sentido han emitido las autoridades del sector salud, tanto federal como estatal.

Gracias a la participación de los líderes empresariales de las principales cámaras y organismos del estado, se han podido atender las inquietudes, peticiones y propuestas de cada sector productivo en específico, para que queden plasmadas en los documentos normativos para la reactivación de las actividades productivas, que se darán a conocer próximamente en Michoacán.

Es evidente que los empresarios de los diversos sectores son los primeros interesados y tienen el compromiso de que en todos los comercios, empresas e industrias se acaten estrictamente los nuevos protocolos que les permitan operar de forma segura.

Esto, debido a que a nadie le interesa que pueda registrarse un brote epidémico en sus plantas o negocios, por lo que ello implica riesgo para la salud de sus trabajadores y cierre del establecimiento.

Por eso estamos cuidando todos los aspectos en estos protocolos, es decir, los lineamientos generales que todos deberemos acatar, como medidas muy específicas por actividad económica, ya que no es lo mismo un pequeño comercio con dos empleados, por ejemplo, que una planta industrial con 500 trabajadores; cada una requiere un tratamiento especial.