En términos generales es una serie que respeta la esencia de los personajes (Foto: Captura)

Morelia, Michoacán  (MiMorelia.com/RED113).- La segunda temporada de Punisher volvió y estuvo a la altura de las expectativas aunque con un camino más incierto.

La historia comienza con un Frank Castle (Jon Bernthal) alejado del conflicto que lo convirtió en Punisher y comenzando desde cero como un viajero con el nombre de Pete Castiglione que asimiló desde la primera temporada cuando culminó con sus venganzas.

Dicho lo anterior no tiene mucho sentido siga como un justiciero vengador a tal grado que se recurre a la medida de la damisela en apuros, una adolescente perseguida por un grupo de mercenarios, lo cual solo parece un pretexto para que se den secuencias de acción de buena calidad y que el público piense que será una temporada de más golpes y menos trama.

Sin embargo Billy Russo (Ben Barnes) ha despertado y se dio a la fuga sin ánimos de vengarse de Castle, puesto que no recuerda lo que ocurrió entre ellos después de haber sido compañeros en el ejército.

Lo que se despierta es la sed de venganza en otros personajes más inesperados como Dinah Madani (Amber Rose Revah), la agente de Seguridad Nacional que fue atacada por Russo después de sostener un romance con él.

Lo anterior genera que Madani busque a Punisher para usarlo como un arma para atrapar a Russo, lo cual terminará por hacer que Castle se pregunte si realmente es la necesidad de venganza la que lo hizo así o su naturaleza la que lo hizo expresar de esa manera su venganza.

En términos generales es una serie que respeta la esencia de los personajes y mantiene grandes secuencias de acción.

CA