Destacó la importancia de las diferentes obras (Foto: Cortesía)

Huetamo, Michoacán (Boletín).- Con una inversión superior a los 12 millones de pesos, este lunes el gobernador Silvano Aureoles Conejo dio el banderazo de arranque de la construcción del camino Comburindio-Zirándaro que conecta a los municipios de Michoacán y Guerrero.

El mandatario estatal, destacó la importancia de esta obra que desde hace muchos años demandaba la ciudadanía y que finalmente se concretará gracias a las gestiones de la actual administración que encabeza, lo que beneficiará a todos los habitantes de al menos de comunidades de los municipios de Huetamo, Michoacán y de Zirándaro, Guerrero.

Resaltaron que dicho camino facilitará el traslado de personas, productos y servicios, ya que reducirá tiempo y costos, lo que impulsará el desarrollo productivo y comercial de esta región de Tierra Caliente.

Posteriormente inauguró la primera etapa de la avenida Zirándaro y dio el banderazo de salida de la segunda etapa.

Dicha obra tendrá un costo total cercano a los 7.5 millones de pesos, ya que en la primera etapa se destinaron 3.4 millones para la construcción de 110 metros lineales de longitud, mientras que en la segunda etapa erogarán cuatro millones de pesos adicionales para la pavimentación de 200 metros lineales, en beneficio de los habitantes de esta zona.

Más tarde inauguró una unidad deportiva en el municipio, en la cual se destinaron 2.9 millones de pesos. Este espacio servirá de recreación y sano esparcimiento mediante la activación física que coadyuvará a la sana convivencia familiar.