El impacto social y mundial es importante, precisó el doctorante en Ciencias (Foto Cortesía)

Morelia, Michoacán (Boletín).- La doctora en Ciencias de la Ingeniería, del Instituto Tecnológico de Morelia (ITM), “José María Morelos y Pavón”, Adriana del Carmen Téllez Anguiano y el estudiante del Doctorado en Ciencias de la Ingeniería, Jorge Luis Díaz Huerta, realizan un proyecto de investigación para facilitar y agilizar el trabajo a microoscopistas del Laboratorio de Salud Pública estatal, en la Detección de Bacilos Ácido-Alcohol Resistentes (BAAR) para Diagnosticar Tuberculosis Pulmonar.

La prueba del análisis de baciloscopia de diagnóstico de tuberculosis es el método más utilizado para detectar y combatir la enfermedad en los países pobres o subdesarrollados debido a su bajo costo y rapidez.

La doctora Adriana del Carmen explicó que este proyecto coadyuvará a cumplir la meta establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de erradicar dicha enfermedad para el 2030 y es que recordó que la tuberculosis es un problema que afecta a una tercera parte de la población mundial, de la cual solo un 10 por ciento la desarrolla. En 2017, 10 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,6 millones murieron por esta enfermedad (entre ellos, 0,3 millones de personas con VIH).

México tiene una incidencia anual de más de 19 mil casos y una mortalidad de dos mil enfermos, diez por ciento se asocia a VIH/SIDA y 15 por ciento a diabetes confirmada. Se estima que en 2017 enfermaron de tuberculosis un millón de niños, de los cuales 230 mil niños murieron debido a esta causa (incluidos los niños con tuberculosis asociada al VIH).

Entre 2000 y 2017 se salvaron 54 millones de vidas gracias a la dispensación de servicios de diagnóstico y tratamiento contra la tuberculosis.

“La tuberculosis multirresistente (TB-MDR) sigue constituyendo una crisis de salud pública y una amenaza para la seguridad sanitaria. Según las estimaciones de la OMS, hubo 558 mil nuevos casos de resistencia a la rifampicina (el fármaco de primera línea más eficaz), de los cuales el 82 por ciento padecían TB-MDR [2]” precisó.

La investigadora del ITM aclaró que el método de diagnóstico, basado en baciloscopias, consiste en tomar muestras de esputo del paciente y procesarlas mediante un método de tinción específico. El método de tinción de Ziehl-Neelsen, es usado de manera general en el sistema de salud pública a nivel nacional. Consiste en aprovechar las propiedades de la bacteria Mycobacterium tuberculosis.

Mycobacterium tuberculosis es un bacilo ácido-alcohol resistente (BAAR), con la finalidad de teñir las bacterias de color fucsia y posteriormente someterlo a decoloración por ácidos y alcoholes resaltando de las que carecen de estas propiedades.

En el método de procesamiento de imágenes para identificar BAAR en basiloscopias de diagnóstico es un proceso cansado y pueden recurrir en posibles falsos resultados debido a la fatiga provocada en la revisión de las laminillas; con el proyecto de investigación se pretende que esta detección sea más rápida y con mayor precisión.

En el Laboratorio estatal se cuenta solo con dos microoscopistas especializados y semanalmente revisan 200 laminillas provocando fatiga crónica y cansancio ocular, que sin duda podría impactar en la correcta detección de la enfermedad.

El proyecto consiste en elaborar un sistema que permita visualizar las laminillas a través de un dispositivo electrónico adaptado al microscopio y una computadora propia del laboratorio, que a su vez, detecte de manera automática los bacilos que permiten diagnosticar la enfermedad; para ello requieren la elaboración de un sistema -lo más robusto posible- para que no haya variantes y dificultades en la detección, debido a que el método de tinción puede variar y esto facilitará la proyección y detección de la enfermedad, tres veces más rápida que en la práctica común.

De acuerdo con el estudiante, la mayor complejidad del proyecto se debe a que existe una amplia variabilidad en los tonos de las imágenes debido a las baciloscopias lo cual no permite una segmentación adecuada en las imágenes.  Estas variaciones se deben a una gran cantidad de factores,  por ejemplo, la técnica del laboratorista que las realiza, tiempos de exposición a los procesos de tinción y decoloración e incluso las marcas de los reactivos.

En el mencionado proyecto se realiza la aportación científica de un procesamiento matemático de imágenes que permita mejorar las imágenes con el fin de eliminar la variabilidad de las mismas y realizar una detección adecuada de BAAR por medio de segmentación; por el lado tecnológico se automatiza la captura de imágenes con el fin obtener las imágenes en igualdad de condiciones

En este desarrollo el empleo de técnicas de clasificación se vuelve una tarea compleja que requiere de un procesamiento mayor en las imágenes con el fin de eliminar esa variabilidad.

Por lo anteriormente mencionado se resalta la importancia de crear un método de mejoramiento de imágenes, que permita la detección automática de BAAR permitiendo contribuir a mejorar la situación de salud en el país.

“El Diagnóstico de tuberculosis por basiloscopia le lleva a un microoscopista de 15 a 20 minutos realizar la revisión y análisis; la intención del proyecto es reducir el tiempo para eliminar la carga laboral y el agotamiento visual que pueden provocar falsos diagnósticos”

Aunado a lo anterior, con el proyecto concluido, el sistema de salud no requerirá de inversiones millonarias para la compra de equipamiento, ya que de manera comercial, estos aparatos tienen un valor superior a los 2 millones de pesos y los cartuchos con un costo superior a los mil 500 pesos.

El proceso utilizado también permitirá diagnosticar lepra y otras enfermedades que requieran de un método de tinción.

La investigadora asesora y el estudiante esperan concluir el proyecto en un lapso de un año, con el cual se titulará el alumno de doctorado del ITM y posteriormente iniciarán los procesos de registro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

PO