violencia medico en paracho
Ni los médicos, ni las enfermeras matan, ellos estudiaron y laboran para salvar vidas, por lo que es inconcebible que se les acuse y ataque cuando una vida se pierde (Foto Cortesía)

Paracho, Michoacán (MiMorelia.com).- El Sindicato Único de Trabajadores del Organismo Público Descentralizado de los Servicios de Salud de Michoacán (SUTOPDSSM) rechazó los actos de violencia que comuneros indígenas de Paracho ejecutaron el pasado lunes contra el doctor Salvador Jasso Hernández.

TE PUEDE INTERESAR:

El secretario general del SUTOPDSSM, Javier Maldonado Torres lamentó que la pandemia del Covid-19 cause este tipo de acciones de daños a los trabajadores de salud quienes entregan sus vidas para sanar y salvar las vidas de otros seres humanos.

Refirió la importancia de que la población se mantenga informada a través de medios oficiales y no se dejen llevar por noticias falsas, dichos o chismes, ya que eso causa los malos entendidos en la noble profesión de la medicina

Maldonado Torres reconoció que esta pandemia del SARS-Cov2 no ha sido fácil para nadie, pero sobre todo para el personal de salud que entregan su labor en largas jornadas y día a día arriesgan su propia salud para dar mejoras a la ciudadanía.

«Ni los médicos, ni las enfermeras matan, ellos estudiaron y laboran para salvar vidas, por lo que es inconcebible que se les acuse y ataque cuando una vida se pierde».

Sobre el hecho, del que se conoció por medio de las redes sociales de Salvador Jasso, el Dr. Jasso Hernández recibió un paciente con problema de oxigenación, por lo que se le aplicó una inyección de dexametasona y lo refirió al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Supuestamente, el paciente se fue a su casa y no al nosocomio, falleció en el camino. Los comuneros indígenas acusan al médico de inyectarle una sustancia para matarlo. El paciente llegó con neumonía atípica y requería un estudio para confirmar o descartar Covid-19.

Entre 15 a 20 personas arribaron al hogar del galeno y al no abrir su doctor, fue agredido su hijo, a quien le rompieron la nariz y el Dr. Jasso Hernández al percatarse de la situación salió a defender a su hijo y recibió diversos golpes. La familia Jasso salió de Paracho por temor a sus vidas.

Boletín/PO