Foto: ACG

Por Andrea Hernández / @andy_hermar

Morelia, Michoacán (MiMorelia).- Apenas medio centenar de integrante del Movimiento de Aspirantes y Rechazados (MAR) provocaron la activación de un estricto protocolo de seguridad en la preparatoria Pascual Ortiz Rubio, sede de la entrega de la distinción Padre de la Patria a los mejores promedios de la Universidad Michoacana.

Desde antes de iniciar el evento programado a las 11:00 horas un grupo de no más de diez jóvenes se colocaron frente al acceso principal sin gritar ni demandar atención, pero fue luego de casi una hora de evento que al interior del recinto comenzaron a escucharse gritos de parte de los manifestantes.

Minutos más tarde y al ver la puerta de acceso cerrada los integrantes del MAR comenzaron un golpeteo incansable de la puerta, y a pesar de los ruidos el evento no fue suspendido.

Foto: ACG
Foto: ACG

Fue en ese momento cuando se activó el protocolo con el que se prohibió entrar y salir del recinto por los accesos laterales del mismo, uno de los cuales fue abierto únicamente para permitir la salida del presidente municipal, Alfonso Martínez Alcázar.

Los 251 jóvenes que esperaban recibir su merecido reconocimiento, volteaban intrigados hacia todos lados esperando saber si se determinaría cancelar el evento, pero eso no sucedió, no fue suspendido en ningún momento y solo se modificó el programa al suspender las intervenciones musicales y agilizar la entrega.

Poco a poco aquellos estudiantes que ya se habían acercado al estrado buscaban una salida junto a sus acompañantes, lo cual se permitió de manera intermitente.

A pesar de que el evento culminó sin mayores contratiempos el rector Medardo Serna González optó por guardar silencio, no dio postura ante el «ruido» que causaron menos de 50 manifestantes que lograron ingresar al recinto cuando el reconocimiento a los estudiantes destacados culminó.