Catedral de Morelia, construcción, Patrimonio de la Humanidad, Centro Histórico
(Foto: Fátima Miranda)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La historiadora Esperanza Ramírez Romero, presidenta de «Patrimonio de la Humanidad» A. C. dictó una conferencia en la que resaltó el valor arquitectónico de la Catedral de Morelia cuya construcción inició un 6 de agosto de 1660.

Recordó que fue por orden del Francisco Fernández de la Cueva y Enríquez de Cabrera, titular de la Casa de Alburquerque y Virrey de Nueva España que Vicenzo Baroccio de la Escayola de origen italiano fue designado como alarife responsable de la obra, que consta de una planta en cruz latina con cinco naves y crucero.

Fue este constructor, dijo, quien “todo calculó para darle más grandeza y más relevancia” a la sede del episcopado de la Iglesia católica y que fue colocada en la segunda parte más alta de la loma del Valle de Guayangareo, “era el monumento más grande de la Arquidiócesis”, comentó.

Refirió que, hasta el presente, “es una impresión ver la grandeza hecha arte, lo estamos leyendo, las piedras hablan, al centro se ve la imagen de la transfiguración del Señor Jesucristo que hace referencia a cuando él le da a conocer su divinidad a los apóstoles, es un relieve el blanco para que resalte, y la lectura iconográfica, se repite también en el manifestador”.

Describió que en las fachadas laterales están los padres de Jesús, la virgen de Guadalupe al lado izquierdo (que ve al oriente) y al lado derecho (poniente) San José.

Asimismo detalló las laterales en donde se representa la adoración de los pastores y los reyes magos y el escudo del Vaticano, además recordó que “se mandó raspar los escudos españoles y se suplieron con el escudo de México”, las columnas de la iglesia en donde se ubican las imágenes de San Pedro y San Pablo.

Subrayó que a su consideración la de Morelia “es una catedral barroca para muchos, pero su estilo es manierista (su nombre viene de maniera –“manera” en italiano– y hace referencia a un enfoque estilizado y exagerado hacia la pintura y escultura).

Dijo que el primer constructor no la terminó porque murió en 1692, “dejó hechos los cimientos que son muy profundos, dejó una parte de los muros, una parte de la cubierta de los muros, no dejó la cúpula, lo dejó en plano, pero su proyecto siguió como él lo diseñó”

El siguiente alarife fue Juan de Silva que la dejó en sólido de vacío sin decoración, la continuó José de Medina quien la concluyó en 1744.

La campana mayor, que se ubica en uno de los barandales, fue dedicada al Salvador del Mundo.

La Catedral cuenta con un manifestador de plata estilo barroco del siglo XVIII, la Pila Bautismal de plata, de estilo neoclásico, también del mismo siglo XVIII; el Órgano Monumental, de principios de siglo y que consta de cuatro mil 600 flautas o voces; la imagen del Señor de la Sacristía, realizada con la técnica prehispánica de «pasta de caña de maíz», del siglo XVI, así como valiosas pinturas localizadas en la sacristía y la sala capitular.

La Catedral es la edificación más emblemática y representativa de Morelia dada su altura, ya que cuenta con dos altas torres, que se divisan por todo el valle de la ciudad. Por su altura, las torres de la Catedral de Morelia (66.8 m) son las séptimas más altas de México, después de las torres del Santuario Guadalupano (Catedral Inconclusa) en Zamora de Hidalgo (107.5 m).

Y es la única de las catedrales mexicanas que está orientada hacia el norte y no hacia el oriente.

Por: Fátima Miranda/SJS