Por: Andrea Bocanegra/@AndreaB09595812

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, informó que el gobierno del estado tomó la determinación de regresar los servicios de educación básica y normal al gobierno de la República, ante la incapacidad financiera para hacerles frente.

En conferencia de prensa en la Ciudad de México, informó que este día el estado dio por terminado los convenios en materia educativa signados con la federación en 1992 (Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica) y 2014, debido a que las diversas modificaciones, tanto en la dispersión como en la operación de los recursos impuestas por las Secretarías de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y Educación Pública (SEP), «han generado graves perjuicios a las finanzas publicas estatales, lo que le hace imposible continuar con estos acuerdos».

El perredista dio un plazo de 30 días contados, a partir de hoy, para que se lleve a cabo el proceso de entrega y recepción de los servicios educativos del estado, tanto federales transferidos como los de financiamiento estatal, a la SEP.

«Asimismo, con la intensión de que se continúen prestando los servicios en orden, hemos pedido se designe un responsable de educación básica y normal en tanto esto sucede», expresó Aureoles Conejo.

El mandatario estatal admitió que actualmente el gobierno del estado no cuenta con los recursos para el pago de nómina magisterial del mes de diciembre, que ascienden a más de 2 mil millones de pesos, ni para los bonos y prestaciones que se adeudan del 2017 y 2018.

«No es que el gobierno esté en bancarrota, porque nosotros estamos haciendo un cuidadoso manejo de los recursos públicos, estos recursos no han estado nunca y no se han reclamado con oportunidad para cubrir esos acuerdos que se establecieron.

El gobierno federal y los estatales signaron un convenio para modernizar la educación, donde el gobierno de la República no cumplió con dar los recursos suficientes para que las entidades pudieran mejorar la calidad de la educación. Andamos mendigando todos los años para suplir esa omisión y falla de origen, que nos han llevado a este desgaste innecesario con el sector magisterial», argumentó.

Explicó que el gobierno federal tiene varias opciones, entre ellas, revisar el acuerdo educativo con el estado y, en consecuencia, el esquema de concurrencia, así como incluir en el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE) la nómina educativa de la entidad.

En los que va de la actual administración, se han pagado más de 2 mil 500 millones de pesos en adeudos de bonos adicionales al salarios.

Actualmente, agregó el jefe del Ejecutivo, el estado tiene un gasto de siete mil millones de pesos en servicios educativos, pero sólo dispone de 3 mil millones de pesos para hacerle frente.

AC