sala de juicio
La víctima que al momento de ser privada de la vida tenía ocho meses de embarazo (Foto: Marco Santoyo)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El presunto feminicidio de Gisela Díaz cometido en abril del 2016, pudo ser motivado por celos de su pareja sentimental, de acuerdo a los testimonios del hermano y la cuñada de la víctima.

Este lunes a las 17:00 horas en la sala 08 del Poder Judicial de Michoacán se llevó acabo la continuación de juicio oral de feminicidio, en donde fueron presentados tres testimonios en torno al caso, de los cuales sólo dos brindaron su testimonio en presencia de Rodolfo “N”, el presunto feminicida quien vestía playera blanca y era custodiado por dos elementos penitenciarios.

La víctima que al momento de ser privada de la vida tenía ocho meses de embarazo aproximadamente, fue localizada sin vida 10 días después de ser reportada como desaparecida el 05 de abril del 2016, en el kilómetro 15 del tramo carretero carretero Acuitzio del Canje- Villa Madero de acuerdo a información de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), ahora Fiscalía General del Estado (FGE).

El presunto victimario quien sostenía una relación sentimental por ceca de tres años con la víctima fue vinculado a proceso en septiembre del 2019, de acuerdo a información de la representación de la FGE en la audiencia oral, sin embargo, continúa a la espera de resolver su situación jurídica.

En la audiencia, que tuvo una duración aproximada de tres horas, el hermano de la víctima relató bajo protesta, que el presunto responsable de privar de la vida a su hermana era “muy celoso”, situación que evitaba exhibir frente a la familia y solo lo existían reclamos con ella en lo individual.

Mencionó que en una ocasión, le expuso conversaciones de una presunta infidelidad de Gisela con un hombre de la empresa de taxis a la que pertenecía la mayoría de su familia, sin embargo, señaló que el hombre era homosexual abiertamente, por lo que el no era posible que existiera dicha infidelidad.

Mencionó que él no tenía una relación de amistad con Rodolfo, ya que lo calificó como una persona “déspota”.

Así mismo, señaló su molestia cuando el presunto victimario acudió con una prenda de la ropa interior de Gisela, en busca del apoyo de sus hermanos para que la prenda fuera analizada.

En su relato dijo que el 05 de abril del 2016 transcurrió su día, pero recibió una llamada de Karina, quien trabajaba en la misma empresa de taxis, advirtiéndole que no localizaban a su hermana.

Ante dicha situación reconoció que fue indiferente, debido a que señaló que Karina tendía a exaltarse ante cualquier situación; posteriormente llamó al número telefónico de su hermana, pero éste se encontraba apagado, mencionó.

Posteriormente indicó que salieron con sus familiares a buscarla a hospitales y a la Comisión Coordinadora del Transporte Público de Michoacán (Cocotra), en donde fue la última vez que fue vista con vida, sin embargo, dijo que la vieron, pero no cuando ella salió.

El hermano de la víctima señaló que cuando estuvieron en la Comisión de Búsqueda de Perdonas Desaparecidas, en el vehículo de Rodolfo, estaba el bolso de su hermana, mismo que aseguró nunca alejaba de ella; además en el automóvil estaban unos pequeños zapatos tejidos que serían del bebé que pronto nacería.

Explicó que Karina, los busco y le dijo que tenía información de Gisela, que tenían que ir a las inmediaciones del Estadio Morelos, donde pagaría 30 mil pesos para obtener información de ella, sin embargo, no hubo éxito.

Por su parte, la segunda testigo, quien es cuñada de la víctima aseguró que Gisela era una mujer muy alegre, situación que cambió a partir de su embarazo; y aseguró que sabía que ella quería dejar a Rodolfo, luego de dar a luz a su primogénito.

Mencionó que una semana antes de ser privada de la vida fueron de viaje familiar a Nueva Italia, ahí fue testigo de una discusión entre Rodolfo y Gisela, “por dinero y celos”, ya que el le alegaba a ella que tenía otra pareja.

En el juicio oral se presentaría un tercer testigo, que no emitió su testimonio debido a que descuerdo a la representación de la FGE, representaría al menos dos horas y ejercicios jurídicos que extenderían el tiempo estimado de la sesión, por lo que se consideró que “no existían condiciones.

Por lo anterior, se concedió un receso; la sesión de juicio oral se retomará hasta el próximo 09 de febrero a las 17:00 horas, en la sala 4 del Poder Judicial.

Por: Marco Santoyo/E