En el Hospital Juárez se ha incrementado el número de casos de envenenamiento por piquete o mordedura

Morelia, Michoacán (Boletín).- El uso de remedios caseros, como frotamiento de ajo o limón, y untar pomadas o ungüentos en lesiones por piquetes o mordeduras de animales ponzoñosos, como serpientes, arañas o alacranes, no solo son nulos e ineficaces, sino que retrasan la atención, el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado de los pacientes, alertó la doctora, Patricia Escalante Galindo, encargada del Centro Toxicológico del Hospital Juárez de México.

Señaló que, en caso de ataques de este tipo de animales, es indispensable acudir en el menor tiempo posible a los servicios de emergencia de centros de salud, clínicas u hospitales, para su inmediata atención, ya que cualquier retraso en la atención del paciente podría complicarse y provocar la amputación de la extremidad afectada y llegar hasta la muerte.

El cambio climático, la deforestación del altiplano, así como la transportación de viajeros a las centrales de autobuses, y de frutas y verduras a los centros de abasto, una fauna muy venenosa, como las serpientes cascabel, alacranes y arañas capulina y viuda negra, ha emigrado y se ha adaptado a las condiciones de la Ciudad de México.

Por lo anterior, en el Hospital Juárez de México se ha incrementado el número de casos de envenenamiento por piquete o mordedura, dijo la doctora Escalante Galindo.

“Cada año, especialmente durante la temporada de calor, atendemos aproximadamente 220 casos de envenenamiento en el Centro Toxicológico, y en su mayor parte los pacientes son varones en edades productivas, dedicados a las labores de jardinería o la industria de la construcción, que provienen del estado de México”, añadió.

Por ello, señaló la necesidad de establecer estrategias para el diagnóstico, tratamiento y prevención de ataques de este tipo de animales que antes se les veía especialmente a lo largo del litoral del Pacífico.