Por: Sayra Casillas/@SayraCasillas2

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El obispo auxiliar, Herculano Medina Garfias, informó que durante el 2019 replantearán la operación de los Centros de Escucha para Víctimas de la Violencia instituidos por la Arquidiócesis de Morelia, debido a que no todos han logrado que las personas se acerquen a recibir apoyo.

“En algunos centros, por ejemplo los de Morelia sí han tenido un poco más de demanda, pero fuera de Morelia no ha sido una novedad que tenga mucha afluencia de personas y ni siquiera por curiosidad algunos van”, expresó.

En entrevista, el representante religioso recordó que la violencia siempre ha existido, pero entre la sociedad no hay todavía una cultura de la denuncia y atención para salir de ese entorno, que no sólo daña a las familias sino a la comunidad.

“En nuestro país mucha gente tiene un mecanismo de defensa de reprimir todas las cosas que viven emocionalmente, y sobre todo, tratándose de cuestiones de violencia, muchas veces se reprime y después buscan otras salidas como el alcohol, la droga, para evadirse un poco”, apuntó.

Por tal motivo, dijo que si los Centros de Escucha no están cumpliendo el propósito para el cual fueron creados, tendrá que haber un replanteamiento: “Hay que buscar otros medios que puedan acompañar a la gente que ha sido víctima, que ha sufrido las consecuencias de la violencia”.

Actualmente son menos de una decena los centros de escucha abiertos desde la designación de Carlos Garfias Merlos como arzobispo de Morelia. Algunos de ellos se ubican en San Pedro Pareo (Pátzcuaro); Calle Benito Juárez, en el Centro Histórico, parroquia de Santiaguito, y parroquia de San Juan de los Lagos, en Prados Verdes (Morelia); parroquia del Perpetuo Socorro (Ciudad Hidalgo); uno en la localidad de Acámbaro, y otro más en Zitácuaro.

La Arquidiócesis de Morelia cuenta con 250 parroquias distribuidas en 18 mil kilómetros cuadrados.

Llaman a fortalecer unidad en festejos decembrinos

Previamente, Herculano Medina emitió un mensaje en el que llamó a fortalecer los lazos de unidad entre las familias en estas festividades decembrinas.

“Compartir con la familia nuestra vida y nuestras experiencias es siempre una oportunidad para crecer y aprender también de la experiencia de vida de los demás. Además de que afianzaremos los valores que desde pequeños se nos han inculcado”, expuso.

Agregó que “es muy importante que aprovechemos al máximo la presencia de todos los que estén a nuestro derredor, pues corremos el riesgo de dejarnos llevar por los múltiples distractores de hoy en día y no apreciar su compañía tan invaluable. Pensemos que esos momentos de convivencia con nuestros seres queridos son irrepetibles, por eso, hagamos el compromiso de tener muy precisos en los que podamos hablar y escucharnos mutuamente”.

Flv Nz