Miguel Ángel Aguirre,
Reporta el informe que el presupuesto original aprobado por el Congreso del estado para la Michoacana en el 2018, era por dos mil 726 millones 310 mil 443 pesos (Foto: cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Derivado del proceso de fiscalización aplicado a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), respecto al ejercicio fiscal 2018, la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) reportó que la institución cumplió de forma “parcial” con disposiciones jurídicas en materia financiera.

Ello lo evidencia el Informe General de Resultados de la Fiscalización de la Cuenta Pública Estatal y Municipal 2018, que entregó el auditor superior de Michoacán, Miguel Ángel Aguirre Abellaneda a diputados integrantes de la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior de Michoacán (ASM), y está disponible para consulta pública en el sitio web oficial del organismo.

El documento indica que de un universo de tres mil 465 millones 121 mil 456 pesos de origen federal, fue fiscalizada una muestra por 532 millones 465 mil 839 pesos. También, revisaron los ingresos propios de la Casa de Hidalgo en ese año, cuyo monto asciende a 256 millones 054 mil 079 pesos.

Reporta el informe que el presupuesto original aprobado por el Congreso del estado para la Michoacana en el 2018, era por dos mil 726 millones 310 mil 443 pesos, pero posteriormente tuvo una ampliación por 738 millones 811 mil 013 pesos. El estado aportó 100 millones de pesos extraordinarios.

¿Qué observó la ASM a la Universidad Michoacana?

El pliego de observaciones indica que la UMSNH obtuvo durante el ejercicio fiscal 2018, ingresos propios por 256 millones 054 mil 079 pesos, mismos que no depositó a la Secretaría de Finanzas y Administración del estado, “incumpliendo el procedimiento de registrar presupuestalmente dichos ingresos y considerarlos para su aplicación al gasto público”.

Expone que, mediante oficio número DE-460/2019 de fecha 10 de diciembre de 2019, la Universidad proporcionó argumentos relativos a la falta de depósito de sus ingresos propios a la Secretaría de Finanzas y Administración, sin embargo, la ASM considera que “la información proporcionada no justifica la inconsistencia que guarda relación con el hecho observado”, y, ratifica la observación preliminar marcada con el número 02 para que sea investigada por el órgano técnico.

Por otro lado, señala que, de la verificación a la existencia de los estados financieros y la información presupuestaria de la Universidad al 31 de diciembre de 2018, la ASM conoció que la institución “no cuenta con la información presupuestaria que marca la Ley General de Contabilidad Gubernamental, por lo cual se procedió a la verificación del cumplimiento de la Armonización Contable respecto al funcionamiento de su Sistema de Contabilidad, resultando que éste no genera dicha información”.

Una tercera observación preliminar tiene relación con que “los servidores públicos a cargo de la administración de la Universidad entregaron únicamente los Estados Financieros dictaminados a la Secretaría de Finanzas y Administración del Estado de Michoacán, sin presentar la información presupuestaria, programática y complementaria, para los efectos de consolidación de la Cuenta Pública 2018”.

Es preciso referir que el auditor superior, Miguel Ángel Aguirre, dejó en claro que lo que se señala en el Informe General son presuntas responsabilidades, es decir que todavía son susceptibles de ser desvanecidas por los supuestos responsables durante el periodo de desahogo de pruebas.

El mismo titular de la ASM remarcó que durante tres años consecutivos la Universidad Michoacana no ha presentado el informe de la Cuenta Pública, por lo que planteó ante legisladores la necesidad de que se establezcan sanciones más graves para quienes incurren en esta mala práctica.

En estos rubros la Casa de Hidalgo fue “palomeada”:

El informe no solo refiere presuntas observaciones. Pone de manifiesto que la Auditoría no encontró inconsistencias en el Fondo Programa para el Desarrollo Profesional Docente, Tipo Superior, por medio del cual la universidad accedió a 5 millones 336 mil 401 pesos, los cuales se ejercieron conforme a las reglas de operación.

De ese monto, “al 31 de diciembre de 2018, se otorgó la cantidad de 1 millón 120 mil 823 pesos, de los cuales se verificó el 100 por ciento de los expedientes de los beneficiados. Asimismo, se conoció que se obtuvieron rendimientos por 15 mil 402 pesos, quedando un saldo por ejercer por 4 millones 230 mil 980 pesos, el cual se otorgó durante el ejercicio fiscal 2019, de acuerdo a lo establecido en las cartas de liberación de recursos, no encontrándose inconsistencias”.

Tampoco hubo observaciones del órgano de fiscalización respecto a los recursos derivados del Fondo Programa Fortalecimiento de la Calidad Educativa para el ejercicio Fiscal 2018, por un monto de 28 millones 493 mil 674 pesos.

Por: Sayra Casillas/AV