Feliz día a no solo a ellas, a todas las comunicadoras de Michoacán

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Ireri Piña).- El ser madre y comunicadora a la vez ha sido divertido, muy difícil y un extraordinario y rápido aprendizaje sobre la vida; mis hijos se criaron literalmente entre rotativas, ediciones, equipos y rollos de papel gigantes, mi vida era sentarme a redactar y correr a ver que no les haya caído algún material en la cabeza, cuenta Rosamaría Sánchez Rincón, periodista y mamá de Jair y Heber Sánchez.

 Feliz día a no solo a ellas, a todas las comunicadoras de MichoacánEn este 10 de mayo que se celebra el Día de la Madre, en MiMorelia.com quisimos hacer un pequeño homenaje a esas mujeres reporteras que conjugan su vida laboral con la de ser mamás, como muchas, atraviesan por diversas dificultades, en este caso principalmente es la falta de tiempo lo que en ocasiones, les deja culpas y remordimientos.

Como cualquier mamá y como el grueso de mamás que trabajamos tengo ese sentimiento de culpa, si no les he dado y no les doy el tiempo que merecen y necesitan, pero cuando los veo ahora convertidos en dos jóvenes maravillosos, responsables, comprometidos, respetuosos y solidarios, cuando veo los hombres en los que se están convertidos, veo el esfuerzo que hemos hecho los tres y me siento orgullosa”, compartió la comunicadora.

Como ella, existen otras que han tenido también que ser figuras paternas para sus hijos, pues a decir de ellas, el oficio del periodismo muchas veces no permite que se concreten relaciones estables o matrimonios por falta de tiempo y compresión por parte de las parejas que exigen la presencia de una mujer en casi todo momento.

Al ser reporteros vivimos día a día, hora a hora contra reloj, lamentablemente así es nuestro trabajo y a veces tenemos que dejar de lado a nuestra familia en el sentido de partirte en mil pedazos para hacer y cumplir con todo. Sin embargo, desde hace 14 años soy la mujer más feliz. Y si Diego no llegó de la manera mejor planeada, sí de la más deseada. Soy madre al cien por ciento y a veces asumo roles de papá”, explica Yazmín Ferreyra.

En ese mismo tenor de ser “madre y padre” a la vez, está Aida Espinosa quien hace pocos meses dio a luz a Carlos Arath Espinosa que ha descrito como “la mejor experiencia de vida”, sin embargo, a sus 5 meses de edad ya debe quedarse en casa con una nana, o bien, de repente salir a “reportear” con mamá, situación que a decir de ella, muchas veces no es la adecuada debido a la gran cantidad de personas o condiciones climáticas.

 Feliz día a no solo a ellas, a todas las comunicadoras de MichoacánCuando veo a otras mamás o compañeras con sus hijos, me dan ganas de correr y llevarlo conmigo. Más que nada y cuando se queda solo, el tema afectivo es el que me duele. El hecho de tener que salir y trabajar y dejarlo en casa que aunque sé que está bien cuidado, duele el dejarlo solito y que crezca ayudado por alguien que no soy yo, pero me siento orgullosa porque salgo para que los dos avancemos y él tenga todo lo necesario”, comparte Aida.

A su vez, América Juárez, madre de Fer y Frida reconoce que no ha sido la mejor mamá del mundo para sus pequeños y entre lágrimas cuenta “Intento ser la mamá adecuada para ellos, no la mejor, pero la que ellos necesiten. A veces me equivoco pero los amo”.

América, también hace un reconocimiento a su madre, que dijo ha sido su “columna vertebral” en el desarrollo de su labor como periodista y madre. También, revela que en ocasiones el medio periodístico es “cruel” porque no hay horarios fijos que permitan dar el tiempo en cantidad y calidad que desean para sus hijos, incluso, expuso que durante su primer embarazo fue despedida del medio de comunicación donde laboraba por el simple hecho de que iba a convertirse en madre, situación que dijo, actualmente ha cambiado.

Mis jefes han sido muy comprensivos, gente humana e identificada, son muy humanos y sensibles, pero eso no quita que tengamos un trabajo muy acelerado y que además no nos permite pensar en dejar de hacer tu trabajo reporteril por la familia, aunque a veces es complejo por cuestiones de seguridad, no puedes indagar en ciertos temas porque puedes exponer a tu familia”, señala.

Pero también hay a quienes sus horarios les permiten estar al tanto de su trabajo y sus hijos, como lo expone Sandra Castro, corresponsal que ha sabido llevar su tarea de mamá a la par de su trabajo como reportera.

Es una situación de organización, hay que estar pendiente de horarios, pero afortunadamente muchas tenemos un poco el manejo de nuestros tiempos o de compañeros que te apoyen. En mi caso, mis hijas nunca me han reclamado nada a causa de mi labor como reportera”.

Todas ellas, enviaron un mensaje a Jair, Heber, Diego, Carlos, Fer, Frida, Andrea y Sandra, donde coinciden con el gran amor que sienten por ellos y el esfuerzo que hacen para que durante sus años de niñez y juventud no les falte nada, ni siquiera, el amor de sus madres. Feliz día a no solo a ellas, a todas las comunicadoras de Michoacán.

 Feliz día a no solo a ellas, a todas las comunicadoras de Michoacán