Araceli Saucedo Reyes, Norberto Antonio Martínez Soto, Octavio Ocampo Córdova y Antonio Soto Sánchez, integrantes del GPPRD (Foto Especial)

Morelia, Michoacán (Boletín).- Los diputados integrantes del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD), respaldaron el planteamiento de la Administración Estatal que encabeza Silvano Aureoles Conejo, para sanear las finanzas públicas y garantizar la estabilidad financiera de la entidad, al poner en venta bienes para disminuir el déficit financiero.

Los diputados Araceli Saucedo Reyes, Norberto Antonio Martínez Soto, Octavio Ocampo Córdova y Antonio Soto Sánchez respaldaron la propuesta y coincidieron que, si bien, la venta de aeronaves, predios y almacenes a ofertar para obtener un ingreso extraordinario no resuelven de fondo la situación financiera del estado, señalaron que – en tanto no se concrete el tema de la federalización de la nómina – se deben emprender esfuerzos para garantizar la estabilidad de Michoacán.

Enfatizaron debe existir y reflejarse el interés del Gobierno Federal para fortalecer y garantizar la suficiencia financiera al estado, para hacer frente al problema en el sector educativo, que no es de ahora sino de muchos años atrás, por el déficit que se reporta, año con año.

“Michoacán viene arrastrando, desde hace varias administraciones estatales, serias dificultades económicas para cubrir el pago de salarios y prestaciones de los maestros, lo que ha complicado el desarrollo del estado, principalmente, porque tienen que abocarse a gestionar más de 5 mil millones de pesos para hacer frente a las necesidades que se tienen en el sector educativo”, señalaron los legisladores.

La federalización de la educación, puntualizaron, es apremiante para frenar el deterioro a las finanzas estatales, lo que también contribuirá a dar certeza salarial a los maestros estatales, ya que todos recibirían su pago por parte de la Federación de manera directa.

Recordaron que el acuerdo nacional para la modernización de este sector, firmado en 1992, no se ha cumplido, ya que la Federación durante muchos años no entregó los recursos suficientes y necesarios para el sostenimiento del sector.

Además que en Michoacán, en el 2007, no se firmó el acuerdo para la calidad educativa, con lo cual perdió la posibilidad de acceso a las plazas federales en detrimento a las finanzas estatales, ya que – desde entonces – a la fecha se otorgaron más de 7 mil plazas con cargo al erario estatal, aunado a que en 2014, a la firma del convenio para la conciliación de plazas, no se transfirieron a la Federación más de 18 mil que ya cumplían con los requisitos para ser incorporadas al Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE) y con ello despresurizar la situación financiera del Gobierno del Estado.

PO