El pasado lunes 24 de agosto se publicó en La Voz de Michoacán un artículo firmado por Carlos Mandujano al que doy respuesta.

De entrada, manifiesto mi amistad con Cristóbal Arias Solís y que, como voluntario, soy colaborador en su equipo de trabajo.

Distorsionar es manipular, manejar medias verdades es mentir, modificar fechas es “ajustar” la historia para convertirla en historieta, eso es lo que hace Carlos Mandujano.

Mandujano escribió que el senador Cristóbal Arias expresó que un gobierno autoritario lo hará gobernador, eso es falso, yo estuve allí y jamás pronunció esas palabras que ahora pone en su boca. Para cualquier aclaración posterior, tomo la precaución de grabar siempre las palabras del senador. Ya nos ha pasado que luego dicen lo que nunca dijo.

Carlos Mandujano se volvió de pronto “analista por la democracia” para atacar la figura del oriundo de Churumuco. Sería honesto de su parte que dijera públicamente que actualmente su tarea es asesorar a otro de los pretendientes al Solio de Ocampo, por cierto, no sé si es con cargo al erario.

Se entienden ahora las campañas negras en contra del presidente de la Comisión de Gobernación del Senado de la República. Vi antes, en páginas de Facebook de dudosa procedencia, mucha semejanza con este artículo que lleva firma de su autor, aunque, en su descargo, algunas otras se ve que llevan neurona y el apellido Ramírez.

Parece que al del cuarto, ahora le exigieron cuentas por los nulos resultados que han llevado a su asesorado al tercer lugar entre los propios simpatizantes de Morena en el camino hacia la gubernatura.

De la primera mentira pasa a vaticinar que «del plato a la boca se cae la sopa», lo hace porque no le queda más remedio que reconocer que todos los sondeos de opinión levantados en los últimos meses muestran a Cristóbal Arias con la más alta intención de voto para 2021. Con amargura reconoce que el legislador es el más popular de los aspirantes a la gubernatura de Michoacán, por ello, recurre al subterfugio de usar un dicho para disfrazar su deseo y el del grupo político de Leonel Godoy: qué Cristóbal Arias no sea.

Haciéndole al biógrafo, distorsiona la historia, cuenta pedazos de verdad que mezcla con pedazos de mentira.

Es cierto que uno de los mentores de Cristóbal fue el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, pero miente cuando dice que Arias marcó distanciamiento con su mentor al renunciar al PRD en 2002.

Hoy en día, Arias públicamente afirma su reconocimiento al ingeniero Cárdenas, quien lo designó en 1983 secretario de Gobierno.

Esa función, por cierto, no ha sido la única que ha tenido, como afirma Mandujano. En la administración pública también trabajó al lado de Natalio Vázquez Pallares en el Cuerpo Consultivo Agrario y en el gobierno de Michoacán en la Comisión Agraria Mixta. Cristóbal no ha sido un gris burócrata. Mandujano sugiere que la carrera en las oficinas públicas sería el mérito que haría destacar a cualquiera de los aspirante a la gubernatura.

Arias Solís es ante todo un político, muy diferente al amigo policía de Mandujano. Fue el senador más joven de su época, uno de los primeros cuatro integrantes de la oposición en la Cámara Alta. Ha sido senador no dos veces, como afirma el cuartista de guerra (sucia), sino tres. Fue diputado en dos ocasiones, como bien lo señala Mandujano, una por el distrito de Tacámbaro, ganando una elección de mayoría, y otra representando a la entonces quinta circunscripción plurinominal en la que estaba incluido Michoacán, no representando al estado de Jalisco, como dice el distorsionador.

Cristóbal fue candidato a gobernador en dos ocasiones anteriores. Es falso que haya perdido en 1992, la voluntad popular lo favoreció pero su triunfo no fue reconocido; el voto popular no se respetó, le fue arrebatada la gubernatura de Michoacán. Cristóbal Arias fue congruente, Carlos Salinas de Gortari lo invitó a reunirse con él en Los Pinos para pactar la gubernatura de Michoacan, no aceptó por fidelidad a sus principios y al movimiento que encabezaba el ingeniero Cardenas. De ello dejó testimonio Arnaldo Córdova. https://www.nexos.com.mx/?p=8341

Salinas, en consecuencia, ordenó un fraude electoral para imponer a Eduardo Villaseñor. Nunca en la historia de Michoacán, como en 1992, el pueblo abarrotó las calles y las plazas públicas; nunca como entonces hubo un fervor cívico para acudir a votar. El triunfo de Arias Solís era irreversible. Pero Salinas impuso, con la fuerza pública inclusive, a Villaseñor, quien sólo pudo sostenerse en el poder durante 21 días; debido a su ilegitimidad el de La Piedad no pudo gobernar, anduvo a salto de mata perseguido por un pueblo indignado por el fraude electoral, nunca pudo entrar a despachar en Palacio de Gobierno; ni siquiera pudo encabezar los actos cívicos.

En 1995 Cristóbal perdió frente a Víctor Tinoco y así lo reconoció en un acto de honestidad, como candidato había enfrentado una contracampaña auspiciada por el doctor Roberto Robles Garnica y Leonel Godoy. Por cierto, Robles Garnica ocuparía la Secretaría de Salud en la administración de Zitácuaro.

Posteriormente, se forjó una amistad que persiste entre Tinoco Rubí y Cristóbal Arias, ambos son políticos civilizados y maduros.

Vuelvo al tema de 2002, miente Mandujano cuando dice que Cristóbal Arias renunció al PRD en ese año, al consumarse el triunfo de Lázaro Cárdenas Batel. Lo hace con toda la mala fe. El de Churumuco, no solamente declinó a su pretensión de candidato con el fin de abrir el camino al nieto del general, también lo respaldó en la campaña.

Cristóbal le acercó a Batel a la cúpula eclesiástica. Don Luis Morales Reyes, amigo de Arias, también oriundo de Churumuco, era entonces presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

La casa de Cristóbal Arias Solís fue la sede del encuentro entre los obispos de la región don Vasco y don Luis Morales con Lázaro Cárdenas Batel. Al salir de la reunión, el arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, expresó a la prensa: “No preocupa a la Iglesia que un partido de izquierda gane el gobierno michoacano”, con lo que se acabaron los rumores de que Batel era santero y que llevaría a Michoacán al comunismo. https://www.jornada.com.mx/2001/09/19/047n2est.html

Como datos adicionales para Mandujano el mentiroso: en el PRD Arias Solís fue precandidato a diputado federal en 2003, precandidato a presidente municipal de Morelia en 2004, precandidato a senador de la República en 2006 y precandidato a gobernador del estado en 2007.

http://www.cronica.com.mx/notas/2004/129828.html
https://www.jornada.com.mx/2004/07/13/032n1est.php?origen=estados.php&fly=
https://www.jornada.com.mx/2007/06/21/index.php?section=estados&article=036n1est

Dato curioso, calificó muy arriba en las encuestas de 2006 y 2007 pese a la campaña que, quienes endeudaron al Estado y pactaron con Odebrecht, le orquestaron desde la Procuraduría estatal y la Coordinación de Comunicación Social en 2005, por cosas que nunca se probaron, una discusión de pareja fue magnificada. En ese tiempo Cristóbal no tenía ningún poder, cargo ni representación. Buscaron acabarlo y no lo lograron.

La renuncia de Cristóbal al PRD ocurrió el 15 de abril de 2016, cuando este partido empezó a desmoronarse y cuadros identificados con la izquierda ya lo iban abandonando, fue entonces cuando declaró eso que tramposamente Mandujano fecha en 2002: “ En su carta de renuncia dirigida al dirigente estatal del sol azteca, el también exsenador, aseguró que el PRD dejó de ser un instrumento para la transformación y la justicia social, pero sobre todo que ese partido ha dejado de ser oposición.”

Renuncia Cristóbal Arias al PRD


Mandujano inserta a continuación en su artículo las declaraciones del senador Cristóbal arias Solís ante el presidente del Consejo Michoacano de Negocios, en dos párrafos resume las palabras del senador Arias, no tiene argumentos que refuten que no puede haber progreso sin inversión, que participación del sector privado es indispensable, que para poder lograr empleos y el desarrollo de Michoacán el gobierno debe crear las condiciones de estabilidad gobernabilidad política y principalmente seguridad para atraer inversiones, que deben protegerse las zonas productivas del estado con la coordinación de los tres niveles de gobierno, que Michoacán requieren un proyecto de unidad conciliación esperanza para lograr un objetivo común: mejorar las condiciones de vida de los michoacanos ya que el estado tiene mucho potencial recursos naturales gente trabajadora y todo para salir adelante.

Se sale, en cambio, por la tangente, recurre a la descalificación y a la calumnia para propinar los golpes bajos: “tendrá que resolver argumentos que sus contrincantes han manifestado y en su caso documentado, los cuales son, (sic) ante su manifiesta obsesión por ser gobernador ha venido realizando en forma sistemática acciones de proselitismo con grupos sociales y cámaras empresariales como recientemente hizo con el Consejo Michoacano de Negocios”, (que por cierto no es una cámara).

Descalifica que el senador Arias se reúna con los diferentes grupos que integran la sociedad michoacana, lo ha hecho de manera abierta: con campesinos, con ganaderos, con artesanos de talleres, con obreros, con colonos, con tianguistas y por supuesto con empresarios. Como legislador ha regresado con los ciudadanos y cumple con su responsabilidad al escuchar a todos.

Y sigue Mandujano explotando un tema que su esposa María Ortega en muchas ocasiones ha aclarado y que el senador no ha rehusado abordar cuando la prensa lo ha cuestionado, en un lapsus Mandujano bien define esto como rumores y golpeteo político, que él ha emprendido en diversas publicaciones a trasmano.

Para concluir, cito a un distinguido maestro del Instituto Tecnológico de Morelia que, a propósito de éste último tema, publicó en su Facebook: “Si alguien cometió un delito y fue denunciado juzgado y sancionado por la ley allí queda el antecedente penal; si no existe tal antecedente: no mamar. Además el senador Arias cumplió con todos los requisitos de ley para desempeñar tal función”.