Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Este año, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizó 26 nuevas zonas arqueológicas en los municipios de Churumuco y Tacámbaro; además, en la presa de Chihuero, en Huetamo, se encontraron ocho sitios pequeños, que ya están bajo resguardo.

Y es que, alertó la instancia federal, los sitios prehispánicos enfrentan la voracidad de los llamados «buscadores de tesoros», pese a que la ley sanciona este delito con hasta diez años de prisión.

Michoacán, entre las entidades con mayor riqueza arqueológica

El investigador titular del INAH en Michoacán, José Luis Punzo Díaz, explicó a Publimetro que prácticamente todos los días reciben información de comuneros sobre la localización de vestigios, pues Michoacán es una de las entidades con mayor riqueza de patrimonio prehispánico y colonial, pues fue donde se asentó el imperio tarasco, que abarcó prácticamente la mitad del territorio michoacano.

El arqueólogo, egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, en la Ciudad de México, informó que el INAH en Michoacán tiene un padrón de más de dos mil 172 zonas arqueológicas, de las cuales sólo seis están abiertas al público; se trata de las que se ubican en Tzintzuntzan; Ihuatzio; Tingambato; La Nopalera, en Huandacareo; Tres Cerritos, en Cuitzeo, y San Felipe los Alzati, en Zitácuaro, y son resguardadas las 24 horas del día por personal contratado por el Instituto para evitar su deterioro, o bien, el saqueo.

 

Hermosura de paisaje.. ✨📸💁🏻‍♂️

Posted by Jorge Garcia on Monday, July 8, 2019

 

El resto de las zonas arqueológicas, es decir, mil 166 sitios –dijo–, se encuentran dispersas en el territorio michoacano, a las cuales regularmente se les visita para su conservación, toda vez que sólo hay cinco investigadores titulares del INAH que se encargan de la protección de estos vestigios.

«Es muy complicado cubrir todas las zonas, porque es un número muy amplio y el personal es insuficiente, por eso lo que tratamos de hacer es crear conciencia con la gente de las comunidades, a quienes les inculcamos la importancia de la cultura de la protección y del cuidado de nuestro patrimonio», comentó.

Si bien Punzo Díaz reconoció que hay pocos investigadores asignados al INAH en Michoacán y, por consiguiente, un presupuesto insuficiente para abarcar todas las zonas arqueológicas, defendió que en materia de arqueología, el Instituto se ha encargado, desde su fundación, de proteger todos estos lugares que son localizados por los investigadores y especialistas en la materia, lo que les ha permitido resguardar a nivel nacional 54 mil zonas arqueológicas, de las cuales 194 están abiertas al público.

(Foto: FB/Chicanná Ecovillage Resort)

Recordó que en 2013 el INAH contaba con un programa federal denominado Empleo Temporal, que les permitía captar a estudiantes, egresados de las licenciaturas de las áreas de humanidades y personas interesadas en la materia para realizar de manera constante trabajos de conservación en los sitios arqueológicos de Michoacán; sin embargo, desde entonces no han tenido posibilidades de emprender proyectos más grandes.

«Lo que sí podemos decir es que todas han sido atendidas, porque tienen una ficha mínima de investigación, pero hay lugares donde vamos de manera más cotidiana, según los proyectos de investigación vigentes», refirió.

Zona Arqueológica ”Tinganio “ vista 360 grados ubicada en el municipio de Tingambato Michoacán, una pirámide más aun…

Posted by Drones Michoacán on Monday, July 22, 2019

Nuevos hallazgos

Pese a las adversidades y a los pocos recursos económicos, materiales y humanos, este año localizaron 26 nuevas zonas arqueológicas, 20 en el municipio de Churumuco y seis en Tacámbaro; así como ocho sitios pequeños en la zona de construcción de la presa del Chihuero, que se ubica en Huetamo. En este último, explicó, se llevó a cabo una expedición tras el hallazgo que reportaron los trabajadores de la obra.

«Acudimos inmediatamente para hacer el resguardo de los vestigios, y también hablar con los ingenieros, para que el vaso de la presa no pasara sobre los sitios nuevos y así mantenerlos intactos», añadió.

Punzo Díaz informó que en la misma zona donde se construye la presa del Chihuero, el INAH ya había encontrado 75 sitios arqueológicos, con los cuales el padrón en Michoacán suma dos mil 172 vestigios, cifra superior a la de estados como Guanajuato, que cuenta con mil 400; Durango, con 900, y Chihuahua, mil 900, aproximadamente.

Le puede interesar: Descubren Angamuco cerca del lago de Pátzcuaro, ciudad purépecha más grande que Tzintzuntzan

Informó que el año pasado fue integrada al padrón del INAH la zona arqueológica llamada Angamuco, que se ubica cerca del lago de Pátzcuaro, y de la cual dieron cuenta el año pasado al menos diez investigadores de la Universidad Estatal de Colorado, durante la reunión anual de la Asociación Americana por el Avance Científico, que se celebró en Austin, Texas, y que reveló el descubrimiento de una “ciudad perdida”.

Mediante la tecnología láser, los arqueólogos pudieron revelar que Angamuco era el doble del municipio de Tzintzuntzan, ya que se extendía a lo largo de 26 kilómetros cuadrados; incluso, se le comparó en un inicio con la ciudad de Manhattan. Esta investigación en Michoacán inició en 2010.

Extracción ilegal de piedra en Angamuco

El investigador manifestó su preocupación porque actualmente una de las problemáticas que no han podido resolver en Angamuco es la “extracción ilegal” de piedras prehispánicas por parte de los habitantes de localidades cercanas a esta zona, las cuales usan en la construcción de viviendas. Ese lugar, según los investigadores estadounidenses, estuvo habitado durante el periodo 1000 a 1350 después de Cristo.

(Foto: Archivo)

José Luis Punzo confirmó que la extracción detectada por los arqueólogos del Instituto, y gracias a quejas de los comuneros, ya fue denunciada ante las autoridades del estado para que se proteja la antigua ciudad purépecha; sin embargo, aún no reciben la atención esperada, por eso han implementado un plan de acción con los municipios involucrados, por ejemplo, rondines que permitan alejar a los extractores de las piedras.

“Buscadores de tesoros”, los que saquean zonas arqueológicas

El profesor investigador confirmó que el saqueo de piezas de las zonas arqueológicas es una práctica “grave”, que cometen principalmente los llamados “buscadores de tesoros”.
«Ellos acuden a los sitios pensando que encontrarán joyas, o que por las piedras les entregarán sumas importantes de dinero», subrayó.

Dijo que sí hay personas dedicadas a destruir las zonas arqueológicas en Michoacán para traficar con ellas en el “mercado negro”, pero que los principales exterminadores son los “buscadores de tesoros”, porque constantemente se encuentran en esos lugares buscando piezas para llevárselas. El mercado negro, según información proporcionada por personal del INAH, ofrece desde miles hasta el millón de pesos por una pieza.

El artículo 30 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, establece que «toda clase de trabajos materiales para descubrir o explorar monumentos arqueológicos, únicamente serán realizados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia o por instituciones científicas o de reconocida solvencia moral, previa autorización».

Mientras que el artículo 47 dice que «al que realice trabajos materiales de exploración arqueológica, por excavación, remoción o por cualquier otro medio, en monumentos arqueológicos inmuebles, o en zonas de monumentos arqueológicos, sin la autorización del Instituto Nacional de Antropología e Historia, se le impondrá prisión de tres a diez años y de mil a tres mil días multa. Al que ordene, induzca, dirija, organice o financie las conductas descritas en el presente artículo, se les incrementará hasta por una mitad las penas antes señaladas».

El artículo 50 de la misma ley indica que «al que ilegalmente tenga en su poder un monumento arqueológico o un monumento histórico mueble y que éste se haya encontrado en o que proceda de un inmueble a los que se refiere la fracción I del artículo 36, se le impondrá prisión de tres a nueve años y de dos mil a tres mil días de multa».

El delegado del INAH en Michoacán, Jacinto Robles Camacho, aseguró en una entrevista reciente que las autoridades han logrado «muchas» (no precisó el número) detenciones de saqueadores.

Indicó que donde ha habido problemas de saqueo es en Cuitzeo, en municipios ubicados en la región de la Tierra Caliente y en la Cuenca del Balsas. “La búsqueda de objetos del pasado siempre ha llamado la atención, al igual que tener piezas muy bonitas del arte prehispánico”, señaló, y aseguró que la mayor parte de los daños es consecuencia de la falta de educación y de entendimiento.

FGR, sin denuncias por saqueo en Michoacán

El área de Comunicación Social de la delegación de la Fiscalía General de la República (PGR) informó a Publimetro que no se tienen registradas denuncias recientes por saqueo o robo en zonas arqueológicas de Michoacán.

Sin embargo, notas informativas de 2016 indican que de 2013 a 2015 se registró un aumento de 985% en el robo de piezas arqueológicas, pues pasó de siete a más de 76.

Las autoridades de procuración de justicia federal señalan a Michoacán, Guanajuato, Colima, Jalisco y Zacatecas como las entidades con más aseguramientos de piezas robadas, pues en los últimos diez años la FGR aseguró mil 281 piezas.

Cabe señalar que este medio intentó concertar una entrevista con especialistas de El Colegio de Michoacán (Colmich) para conocer su opinión respecto del tema; sin embargo, no se obtuvo respuesta.

Cita:

«Estos buscadores de tesoros son los principales destructores, tal vez mucho más que los que trafican directamente con las piezas. Es el que más nos complica la conservación de las zonas arqueológicas». José Luis Punzo Díaz, investigador titular del INAH en Michoacán.

 

Numeralia:

  • 20 mil piezas arqueológicas en resguardo del INAH en Michoacán
  • 5 investigadores tiene el INAH Michoacán
  • 6 zonas arqueológicas abiertas al público

 

Por: Guadalupe Martínez/CA