De plano que cuando piensas que ya no hay más barbaridades que los políticos se puedan inventar salen con nuevas cosas que retan nuestra capacidad de asombro. Algunas de esas nuevas cosas son la brutal tontería de la modificación a la ley de Banco de México para los dólares en efectivo (que te platicaré próximamente) o el hecho de que el SAT quiera hacer negocio con nuestros datos personales y que es en esto último en lo que me enfocaré hoy.

Pues resulta que en la Miscelánea Fiscal para 2021 se pretende que el Sistema de Administración Tributaria pueda vender un nuevo servicio. Y si, así como lo leíste, vender. Se trataría del servicio de verificación de identidad biométrica para empresas y dependencias. De esta manera, los 100 millones de huellas digitales, 20 millones de iris y 15 millones de rostros que están en poder del brazo ejecutor fiscal serían utilizados para que terceros particulares y otros niveles de gobierno puedan verificar que tú eres tú.

Y no se trata de hacerla de jamón por todo sino que, si las bases de datos biométricas del SAT se empiezan a enlazar con sistemas de terceros el riesgo de fugas de información, venta de datos y hackeo de sistemas se incrementan muchísimo. De ahí se podrían iniciar robos de identidad que, con datos biométricos, serían imposibles de desmentir.

Imagínate que de repente te das cuenta que le debes a algún banco 1 millón de pesos que alguien sacó a tu nombre y que usó tus biométricos para validar la solicitud. Cómo le harías para demostrarle al banco que el iris o las huellas que se usaron si son tuyas pero tú no las usaste??

Hasta este momento, el hecho de que el SAT recabe esa información biométrica tuya es, más que su derecho, tu obligación proporcionarla ya que forma parte de los requisitos para tramitar la Firma Electrónica Fiscal. Y aquí es donde entramos ya en temas jurídicos porque el aviso de privacidad indica que dicha información solamente podrá ser usada para los trámites antes el SAT y no contempla, bajo ningún supuesto, que luego de que la tengan puedan hacer negocio con ella.

Si bien la propuesta de reforma dice que el SAT no expondrá ningún dato de los ciudadanos y que solamente responderá un SI o un NO a la validación pero el hecho de que sistemas ajenos se puedan conectar al de la autoridad fiscal abre riesgos muy importantes.

En la teoría no suena tan mal la propuesta ya que dificultaría que los prestanombres hagan sus transas pero dependería de que la ejecución se realice de manera correcta y controlada y aquí es donde entra el nervio porque, siendo sinceros, ¿qué de lo que han propuesto en la presente administración lo han ejecutado de manera correcta? Creo yo que prácticamente nada.

Después de ver como pretendían, por ejemplo, autorizar que el SAT te cayera en tu casa y tomara fotos y videos de lo que tuvieras para usarlo como prueba en tu contra para el pago de impuesto (cosa que fue rechazada al final afortunadamente), pues hace que la burra se vuelva arisca.

A ver cómo termina esta nueva puntada pero algo que si podemos decir de esta administración es que son bien babosos pero creativos; ya dependerá de nosotros, los ciudadanos, andar bien al tiro de lo que se proponga, discuta y se pretenda autorizar en las cámaras para que no nos vayan a aplicar un madruguete.

Si tienes alguna duda específica que quieras resolver o tema que quieras que platique en este espacio pregúntame en mi correo inteligenciaenfinanzas@gmail.com, a mi twitter @RockBrokers o en www.facebook.com/rockbrokers/