Registros indican que 31 personas fallecieron de forma directa por la explosión

Ucrania (Rasainfora.com).- Este martes, Ucrania llevó a cabo un homenaje para recordar el trigésimo aniversario del desastre nuclear de Chernóbil, el cual contaminó permanentemente áreas del este de Europa.

A las 01:23 horas del 26 de abril de 1986, una prueba fallida en la planta nuclear provocó una fusión que emitió nubes de humo de material atómico en la atmósfera, por lo que miles de personas tuvieron que abandonar sus hogares.

Registros indican que 31 personas fallecieron de forma directa por la explosión en el reactor 4 que liberó un poder nuclear 200 veces superior al de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, sin embargo, a lo largo de los años, la cantidad de fallecidos ha ido en aumento por los trastornos genéticos, malformaciones de órganos internos y cáncer como consecuencia de la radiación.

«Cinco millones de personas que viven hoy en día en áreas contaminadas de Ucrania, Bielorrusia y Rusia y se ven afectados por partículas de estroncio y plutonio que son absolutamente peligrosas si se inhalan o ingieren», indicó Rashid Alimov, activista antinuclear de la sede Moscú de la organización Greenpeace.

En los últimos meses de 1986 el reactor destruido fue cubierto con un “sarcófago especial, para evitar la propagación de la radiación.

El 15 de diciembre de 2000 el funcionamiento de la Central Electronuclear de Chernóbil fue suspendido. Al mismo tiempo, el confinamiento construido en 1986 empezó a destruirse.

En 2004 se celebró una licitación para el diseño y la construcción de un nuevo “sarcófago”, que comenzó en 2012, y está programado que los trabajos principales terminen en 2017.

Según los diseñadores, el nuevo sarcófago podrá resolver el problema al menos por 100 años, aunque se planea liquidar la central en 2065.

Este martes, familiares de las víctimas se dieron cita al homenaje en una iglesia de Kiev construida a la memoria del desastre, mientras otros se reunieron a la medianoche en Slavutich, una ciudad a 50 kilómetros de Chernóbil que se estableció para acoger a muchos de los que abandonaron su casas.

El presidente ucraniano Petro Poroshenko encabezó una ceremonia en la planta nuclear de Chernóbil, a la que asistieron representantes del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y de 28 países que contribuyeron con fondos para la descontaminación de la zona.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, pidió a la comunidad internacional que no abandone su ayuda a la recuperación del área afectada, y aproveche las enseñanzas de aquel suceso para evitar tragedias similares en el futuro.

Recordó a los trabajadores que arriesgaron sus vidas para responder a la emergencia, a los cientos de miles de desplazados y a los alrededor de 4 mil muertos.

También expresó su solidaridad con los millones de personas que viven en la zona afectada y que abarca áreas de Bielorrusia, Rusia y la propia Ucrania.

Según la Escala Internacional de Accidentes Nucleares (INES), este percance fue calificado en el séptimo nivel de peligro, el más elevado.