Por: Ariana Castellanos

Ciudad de México (Rasainforma.com).- La noche del 26 de septiembre de 2014, 43 alumnos de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero desaparecieron. Nadie sabe nada.

Los estudiantes robaron dos autobuses en Ayotzinapa y se dirigieron a Iguala, en la central de esa ciudad tomaron otros dos camiones, de regreso Ayotzinapa, sin embargo por el tráfico tomaron una vía alterna que los llevó cerca del DIF estatal, donde se encontraba el alcalde de Iguala, José Luis Abarca y su esposa, María de Los Ángeles Pineda, ésta rendiría su informe de actividades.

Al saber del paso de los normalistas, los chóferes alertaron, supusieron que irían a sabotear las actividades de su esposa, por lo que la investigación señala que José Luis Abarca mandó secuestrar a los jóvenes.

En el presunto secuestro intervinieron militares y elementos de la Policía Estatal, además de integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos, así lo señala la investigación encabezada por el entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.

Ha habido detenciones pero nada que lleve a conocer el paradero de los jóvenes, este día sus familiares cumplen tres años sin saber de ellos.