Antonio Martínez
Aseveró que la totalidad de recursos que necesita la Secretaría de Educación estatal para finalizar el año 2018 son 2 mil 911 millones de pesos (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Después de que el Gobierno de Michoacán notificara la entrega de las responsabilidades financieras a la Federación en materia de educación básica y escuelas normales, el diputado Norberto Antonio Martínez Soto emitió un posicionamiento al respecto.

El legislador recordó que en las últimas décadas se inició un proceso de regresión en el financiamiento del gasto educativo y desconocimiento de diversos guiones presupuestales pactados entre la Administración Publica Local y la Federal.

Consideró que los efectos del acuerdo federal signado en 1992 y modificado en 2014 son devastadores para la economía michoacana.

“Al estudiar los precedentes, claramente se identifican etapas de desequilibrio estructural en el sector educativos, en 1992, cuando se dio la descentralización de la educación básica, la composición era: 9.6% Estado y 90.4% Federal”, dijo en documento.

Asimismo, compartió que para el año 2014 fue 26.6% Estado y 73.4% Federación, es decir, la aportación de recursos del Estado en este periodo creció en un 55%, esto generó un déficit acumulado de 2008 al 2014 por 4 mil 800 mdp.

Señaló que en cuanto al número de trabajadores en el sistema educativo, en 1996 había ocho mil 499 docentes y 907 administrativos, mientras que en 2014 había 25 mil 546 maestros y 4 mil 418 administrativos.

“Además de 2,710 plazas de telesecundarias y personal administrativo de educación básica no reconocidas que representan al Estado 1,100 MDP para cubrirlas”.

Dijo que han disminuido en términos reales los recursos económicos federales para la atención de la educación básica y normal, y aunado a la doble negociación salarial, se han generado graves desequilibrios en las finanzas públicas estatales que hacen imposible e inviable continuar con esta situación.

Aseveró que la totalidad de recursos que necesita la Secretaría de Educación estatal para finalizar el año 2018 son 2 mil 911 millones de pesos, para pagar los bonos vencidos y la nómina para las quincenas restantes del año.

«Por eso, decimos enérgicamente: ¡No se trata de entregar la educación! Se trata de que el hermano mayor en el Gobierno, el que devora el 80% de los recursos de este país, asuma sus responsabilidades financieras en materia educativa y en las demás áreas sensibles para la sociedad», se lee en el cmunicado.

Precisó que dicha soberanía espera un ajuste presupuestal por esta transferencia de servicios educativos. En términos presupuestales, con el deslinde de estas responsabilidades financieras, el Gobierno del Estado ahorraría un costo anual en nómina de 6 mil 764 mdp y mil 21 mdp por concepto de bonos.

Asimismo, en el Proyecto de Presupuesto Estatal para 2019, se tenía considerado un aumento para la Secretaría de Educación de 418.6 mdp que puede ser optimizado.

Por último, dijo que en el PRD “estamos seguros, que para lograr una educación pública de calidad; es necesario corregir el centralismo y burocratismo del sistema educativo, es por eso que Ejecutivo Federal no puede desentenderse de su compromiso de transferir a los Estados recursos financieros, económicos, humanos y materiales suficientes para hacerse cargo del sistema educativo”.

R