La aerolínea confirmó el incidente pero rehusó comentar sobre su proceso de desembarque o cómo se podrían haber olvidado de la pasajera (Foto: Ilustrativa)

Canada (MiMorelia.com/Redacción).- Tiffani Adams tomó un vuelo de Quebec a Toronto , que no dura más de dos horas, por lo que Adams decidió dormir antes de llegar a su destino, pero su sueño fue tan profundo que cuando despertó juró nunca más dormirse en los aviones.

La pesadilla de Tiffani ocurrió el pasado 9 de junio, en el vuelo 1799 de Air Canada, cuando salía de la ciudad de Quebec hacia Toronto, el sueño la venció y cuando despertó dentro del avión no logró descifrar dónde se encontraba, pues todas las luces se encontraban apagadas.

Tras esto, intentó ponerse en contacto con alguien pero se había quedado sin batería en su celular y, al intentar cargarlo, se percató de que ya no había corriente en el interior del avión.

El hecho lo narró su amiga, Deanna Noel-Dale, en Facebook, a través de un texto en el que reclama a la línea aérea.

“Me dormí quizás a menos de la mitad de mi vuelo de una hora y media”, dice el relato.

Como pudo intentó buscar una linterna, con lo que pretendía hacer señales a las personas que pudieran estar cerca del avión, incluso abrió una de las puertas de emergencia, pero no pudo descender, pues se encontraba a más de 20 metros de altura.

“Busco frenéticamente una cuerda para poder bajarme a un lugar seguro (el asiento de las azafatas está justo al lado de la puerta que abrí), pero el cinturón de seguridad es demasiado corto para colgar desde atrás hasta mis señales de socorro”.

Logró salir al llamar la atención de unos de los trabajadores del aeropuerto, quien finalmente le acercó una escalera para que pudiera bajar.

Autoridades de Air Canada le ofrecieron transporte y un hotel para remendar el problema, pero Adams solamente quería llegar a casa.

“No he dormido mucho desde aquel día, me despierto ansiosa y temo que estoy sola, encerrada en un lugar oscuro”, relata Tiffani.

RMR