pan, Morelia
Como muchos, este moreliano se quedó sin empleo por la emergencia sanitaria (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Generosidad Luis Calderón es diseñador gráfico, luego de 13 años de trabajo formal fue despedido, también es cantante y maestro de baile pero no tiene trabajo remunerado por ello, regala horas de entrenamiento vía Facebook para un proyecto a favor de la gente.

Siempre se le ve con una sonrisa, tan versátil, como su atuendo cuando canta en un escenario o da clases de baile, es su talento.

Diseñador gráfico por profesión y cocinero por pasión, así es Luis Calderón, «Wichi», de cariño.

Con 13 años al servicio de una empresa de publicidad recibió la noticia hace una semana de que ésta decidió despedirlo junto a otros compañeros porque en la contingencia sanitaria disminuyeron los ingresos de la misma, «me liquidaron conforme a la ley», explica.

Sin embargo, lo que en un momento fue una mala noticia, no hizo mella en su entusiasmo, y se dio a la tarea de cocinar para vender, roles, bisquets, conchas y cuernitos, y los anuncia por redes sociales.

(Foto: Cortesía)

Con la humildad que lo caracteriza, puso manos a la obra, dice que todo es posible y que sólo se debe confiar en las capacidades de cada quién, «si me está yendo bien a mí le puede ir bien a cualquiera, si no hay trabajo en lo que estudiaste, siempre hay caminos».

En los primeros días de la semana recibe pedidos, jueves y viernes prepara la masa y el sábado hornea el pan para entregarlo el mismo día, lo más fresco posible».

A través de su perfil de Facebook Wichi Calderon recibe los pedidos.

Pero además realiza un curso de marketing digital ‘online’, «me estoy capacitando en diseño para ofrecer cada vez más servicios y estar a la vanguardia».

Para trabajos como diseñador independiente abrió la página: Wichi Calderon Diseño en Facebook.

Y en la página Motion Welness Studio da clases gratis de baile durante una hora cada dos semanas. Antes laboraba en un gimnasio, pero actualmente no es posible.

(Foto: Cortesía)
«Creo que tengo más trabajo ahorita que cuando estaba en una oficina», comparte, satisfecho porque ve lo positivo en cada circunstancia, incluso ahora que la pandemia lo puso a prueba pues aún tiene deudas bancarias que saldar, pero confía en que todo esto pasará y entonces a la contingencia le habrá sacado el mayor provecho.

Por: Fátima Miranda/R