Donador, Órganos, Morelia
"Córnea y riñón son las primeras necesidades que hay en el mundo”, asegura García Gamiño (Foto: ACG)

Por: Ibeth Cruz/ @ibethcrux

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Michoacán ocupa el primer lugar en donación de piel y tejido músculo-esquelético a nivel nacional, mientras que en lo correspondiente a multiorgánica y tejidos se encuentra en el cuarto lugar en lo regional, señaló la coordinadora Hospitalaria de Donación de Órganos y Tejidos con fines de Trasplante del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Griselda García Gamiño, quien explicó que esta posición varía diariamente.

Como cada año, el IMSS Michoacán llevó a cabo un desfile por el corazón de la ciudad para incentivar entre la ciudadanía el fomento de la cultura de donación de órganos en vida y una vez llegada la muerte.

Tras el evento, la coordinadora hospitalaria en el IMSS refirió que de los 21 mil 500 pacientes que esperan por un órgano vital en el país, cerca de 400 están registrados en el instituto del estado en espera de un riñón, mientras que más de un centenar requieren una córnea que les permita recuperar la vista que a causa de algún accidente, enfermedad o el simple paso del tiempo han perdido, al igual que un paciente que espera un corazón y dos por hígado.

“Riñón aquí y en China es lo que más se requiere, por lo que más esperan los pacientes, hay 12 mil a nivel nacional por este órgano. Córnea y riñón son las primeras necesidades que hay en el mundo”, aseguró.

Respecto a la donación que existe en vida o de cuerpo cadavérico en el IMSS, García Gamiño dijo que se han realizado nueve trasplantes hasta el mes de septiembre y se han obtenido 39 órganos y tejidos donados que serán colocados en los nuevos portadores, con lo cual esperan superar la meta de 2016 donde se efectuaron cerca de 17 trasplantes.

Explicó que los órganos que pueden ser donados son el páncreas, pulmones, intestino, córnea, hígado, corazón, huesos, ligamentos, músculos, piel, tendones, válvulas cardiacas, vasos sanguíneos, sangre y médula.

Finalmente, comentó que la espera de un paciente por un órgano es variable, por lo que es difícil medir el tiempo que estos pasan para poder obtener el aparato vital.