arañas telaraña
roducen sus hilos de unas glándulas especiales que se llaman hileras o espineretas (Foto: Pixabay.com)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La seda que producen las arañas además de ser resistente puede utilizarse en el área médica por sus propiedades antibióticas, pero su uso aún no se ha comercializado por las características antisociales de la mayoría de estas especies de arácnidos, sostuvo el investigador de la Facultad de Biología de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Javier Ponce Saavedra.

Detalló que las telarañas son una característica muy antigua de las arañas, y la gran mayoría tiene la capacidad de reproducirlas. Entre las funciones que tienen se encuentra el aspecto reproductivo, tanto en el macho para depositar ahí su gotita de semen y posteriormente poder aparearse, como en la hembra, al fabricar sus capullos y ponerlos en el suelo, en una planta o incluso cargarlos, a través de sus ovisacos, unas como bolsas donde se almacenan los óvulos.

Otra es la caza de presas, ya sea indirecta, al poner sus telas en diferentes sitios, con el propósito que lleguen ahí algunos insectos que son su comida, y al quedar atrapados, los arácnidos reciben la información por la vibración y salen, los comen o muchos los envuelven en seda, los conservan para comerlos más adelante o a futuro, como estrategia adaptativa.

En tanto, algunas arañas capturan a su alimento de manera directa, ya que son capaces de lanzar su seda a las víctimas, y de esa manera pueden devorarlas, sostuvo en entrevista.

Una función más es a manera de protección contra depredadores. Utilizan las telarañas para formar refugios en rocas e incluso al interior del suelo, pues quedan sellados con un opérculo o tapa, como el caso de muchas tarántulas, que se mantienen seguras y salen durante las noches a buscar comida o en los días si están muy hambrientas. Ahí protegen a sus descendientes hasta el momento de nacer y sean capaces de dispersarse, «y entonces ya sale del agujerito el montón de tarantulitas y se van».

Resultado de imagen de telaraña gif

Por el contrario, algunas tienen hábitos no tan sedentarios, «sino más bien son vagas». Normalmente caminan todos los días en busca de su alimento, por lo que se les llama cazadoras activas, y su seda ya no es una estrategia vital, es más importante su capacidad de correr, saltar y velocidad para atrapar a sus presas. Un ejemplo, dijo, son las conocidas como arañas saltarinas.

Más resistentes al acero y al kevlar

¿Cómo hacen sus telarañas? 

Tienen una constitución muy particular. Es una mezcla de proteínas y otros grupos químicos, pero lo importante es que tienen una estructura tal que le confiere a cada uno de sus hilos una resistencia mecánica muy alta. La seda se produce de manera líquida, en unas glándulas especiales que las arañas tienen en su abdomen y que se llaman hileras o espineretas; en esas glándulas se produce la seda y de esa seda sale una gota muy pequeña, pero además tienen pequeños filtros que hacen que esa gotita se haga todavía más pequeña, como pasar agua por un cedazo, y entonces cada una de esas microgotitas al contacto con el aire, se solidifican y entonces se va formando el hilo, refirió Ponce Saavedra, actualmente en el Laboratorio de Entomología de la Facultad de Biología nicolaita.

Remarcó que esos hilos son muy resistentes, y en las comparaciones realizadas con la fibra del acero, la de seda de araña es mucho mayor y aparte más flexible. “La resistencia mecánica ya cuando la fibra de seda está tejida, compactada, de manera similar a como se fabrican algunas telas que nosotros usamos, se ha comparado su resistencia y es más resistente que el material que se usa para las naves espaciales”.

También se le comparó con el kevlar, que se usa en la fabricación de chalecos antibalas, por citar un caso, y la tela de araña es aún más fuerte. Entonces, señaló, ahí está un potencial uso, en vestimenta flexible y a la vez de mayor resistencia, así como en la fabricación de material que requiera de tales características.

Resultado de imagen de telaraña gif

Sin embargo, no han logrado la industrialización de esa seda a fin de tener la cantidad suficiente, debido a lo complicado de criar arañas, pues la mayoría de especies son antisociales, altamente territoriales y defensivas, así que no pueden estar en grupos, “se comen entre ellas, incluso una misma descendencia, por eso inmediatamente se dispersan, porque la misma camada de una araña, si permanecen juntas se empiezan a comer entre ellas”, aseveró.

La alternativa que se explora en estos últimos años es copiar la estructura química de la seda de araña, con al parecer ya algunas fibras artificiales bastante parecidas.

Otra cosa que se investiga, indicó, es identificar toda la parte genómica e involucrada en la producción de la seda y a través de ingeniería genética hacer que los otros organismos sean capaces de producirla.

Telarañas con propiedades antibióticas

Las telarañas también pueden tener utilidad en el ámbito médico. El investigador nicolaita puntualizó que cuando la tela sale de estos animales, ésta no se llena de bacterias, ni hongos, por sus propiedades antibióticas.

Ejemplificó que algunas personas del campo, cuando sufren una corte leve agarran una telaraña y de esa manera se protegen, pues saben no se infectará la herida y además los hilos van a funcionar para ayudar en la coagulación.

«Se le ha pretendido dar algunos usos médicos en ese sentido. Hay algunos intentos, aunque no a nivel global, pero sí en algunos lugares se ha utilizado para, por ejemplo, fabricar hilo quirúrgico, para las cirugías», señaló Javier Ponce.

Redacción/rmr