Imagínate que te encuentras una súper oferta en un viaje al gabacho y quieres aprovecharla para llevar a tus hijos a Disneylandia. El problema es que no tienes Visa por lo que tienes 2 opciones: o te la juegas y compras el viaje para después tramitar la visa o mejor primero tramitas la visa y esperas lograr encontrar otra oferta después.

Ahora imagínate que esas vacaciones por Europa para las cuales has ahorrado toda tu vida por fin están cerca. Ya tienes todo listo y pagado y estás esperando solamente que llegue la fecha cuando, de repente, 2 días antes sufres un accidente y terminas en el hospital. Pues aparte de lo que te tocará pasar en tu recuperación y el gasto médico pues te despides de tu viaje y pierdes tu lana.

Estos son algunos de los escenarios a los que un viajero se llega a enfrentar y son los que chocan un poco con las recomendaciones que hacen para planear vacaciones. Las agencias de viajes y los expertos turísticos siempre recomiendan planear y comprar tus vacaciones con anticipación ya que mientras más tiempo antes compres tu viaje, más barato te saldrá. El problema es que, cuando compras con tanta anticipación te arriesgas a que algo pueda suceder que te impida realizar el viaje y entonces pierdas tu lana.

Ahora existen seguros que te protegen de este tipo de riesgos al momento de viajar ya que, en caso de que a la mera hora no puedas realizar tu viaje, el seguro te reembolsa todo lo que pagaste; súper bien ¿no?

Los principales eventos contra los cuales te protege este tipo de seguros son:

  • Si no te dan la VISA o si, aunque te la den, llegando allá no te dejen entrar porque a Trump se le pegó la gana no aceptar Mexicanos.
  • Si el que compró el viaje o algún familiar en primero o segundo grado se mueren.
  • Si el que compró el viaje se enferma gravemente o se accidenta.
  • Se te quema, derrumba o inunda tu casa previo al viaje.
  • Te corren de tu chamba.
  • Consigues una nueva chamba y no te dejan irte de vacaciones.
  • Te ganes un viaje igual para las mismas fechas.
  • Pierdas el viaje porque en el camino se te descompuso el coche.
  • Tu esposa esté embarazada y se le complique el embarazo antes del viaje.
  • Que el destino al que vas sea declarada zona de desastre.
  • Si el viaje es por luna de miel y se cancela la boda.

Estas son solo algunos de los eventos por los cuales el viaje se puede cancelar y que el seguro acepta para reembolsarte tu lana. Evidentemente la aseguradora te pedirá comprobar ciertas cosas como el parte médico si fue ése el motivo o cualquier documento que demuestre que realmente no realizaste el viaje por causas de fuerza mayor y siempre y cuando el seguro haya sido contratado hasta 48 hrs previas a viajar.

En estas últimas semanas te he demostrado que puedes proteger tu lana, proteger tus cosas, proteger tus deudas y ahora proteger tus vacaciones. Aún así muchas personas siguen jugándosela a que no pase nada, nunca, con ninguna de sus cosas. Recuerda que la cultura financiera, al final de cuentas busca que, en primera protejas lo que tienes ya sea tu lana, tu salud, tu patrimonio o tu chamba o negocio, en segunda mantengas tu tranquilidad al tener bajo registro y control tu mundo financiero y tercera asegures tu futuro.

Usa las herramientas que están disponibles y has tu vida más fácil eliminando riesgos innecesarios.

Si tienes alguna duda específica que quieras resolver o tema que quieras que platique en este espacio pregúntame en mi correo inteligenciaenfinanzas@gmail.com, a mi twitter @RockBrokers o en www.facebook.com/rockbrokers/ Encuéntrame los miércoles en Publimetro impreso.