Por: Christian Raúl Martínez Estrada

Antes de continuar con la historia me gustaría hacer una muy importante acotación. La semana pasada y en relación a la Parte 1 de la columna me contactó Wolfgang Erhardt Varela, Vocero de Buró de Crédito y me hizo la aclaración que, si bien el SAT puede subir información sobre créditos fiscales exigibles que le adeudes a tu Reporte de Crédito no puede tener acceso a tu información por lo que, el hecho de que la autoridad fiscal ya sepa en qué gastas y a quien le pagas será por el conducto de la facturación electrónica y los movimientos bancarios. Servido Don Wolfgang.

Ahora sí, regresando al tema, la semana anterior te expliqué el proceso de evolución que Hacienda, por medio del SAT, ha venido teniendo con el objeto de recaudar más impuestos más rápido y haciendo cada vez más difícil que te puedas esconder o mantener sin pagar. Y aquí es donde hace sentido el título de esta columna y la anterior ya que el SAT se convirtió en el mejor de los detectives de todo el mundo mundial haciendo que el famoso investigador británico le quede guango.

Ya te platiqué que, en estos momentos que estás leyendo estas líneas, el SAT ya sabe dónde está cada peso que recibes y dónde termina cuando lo gastas. Dado que usar efectivo es ahora muy complicado, riesgoso y caro y el dinero electrónico es totalmente rastreable y todos somos espías de Hacienda ahora si no hay escapatoria.

La estrategia más reciente de la autoridad se llama DISCREPANCIA FISCAL y en plano español es “No te inventes jaladas porque cuando tú vas yo ya fui y vine…fiscal” (Derechos Registrados de mi súper nombre) pero entre ustedes y yo lo conoceremos como NIJ (No Inventes Jaladas).

La discrepancia fiscal es cuando Hacienda dice que no cuadra lo que le estás diciendo contra la información que ellos ya tienen de ti y SIEMPRE será más válida la información que ellos tienen de ti que lo que tú les puedas alegar y entonces te aplicarán el NIJ.

Imagínate este escenario:
Tú eres una persona que declaró ingresos en el año por 100 mil pesos pero resulta que la suma de los depósitos, tanto en efectivo como en transferencias, en TODAS tus cuentas bancarias suman 150 mil. Entonces el SAT te aplica el NIJ y te avisa que no le declaraste esos 50 mil pesos adicionales que recibiste y, por lo tanto, le debes los impuestos de esa lana.

Ah pero después resulta que te avisa que en el año, compraste cosas por 200 mil pesos y que como es ilógico que te puedas gastar lo que no tienes, entonces quiere decir que recibiste los 200 mil. Tú, con el afán de aunque sea meter las manos a la madrina que te está poniendo le dices que de esos 200 mil unos son a crédito y todavía los debes a lo que el SAT te dice que, en realidad, compraste 250 mil y debes todavía 50 mil (según tus tarjetas de crédito) por lo que los 200 ya los pagaste y si no tenías dinero ¿de dónde los pagaste entonces? Y hasta te va a decir: “y si quieres le sigo rascando porque te puedo decir a quién le pagaste, a quién le compraste y cuanto has pagado”. Ya con toda esa evidencia en tu contra sólo te quedará voltearte y agacharte para recibir otro NIJ y dar las gracias de que no le siguió rascando.

Todo este poder del SAT está resumido en el Artículo 91 de la Ley del ISR así que aquí te dejo el link para que lo cheques y mínimo sepas de donde vendrá el tallón o NIJ que te dejarán caer próximamente:
https://www.sat.gob.mx/articulo/28646/articulo-91

Yo sé que tú, querido y fiel lector, nunca has usado ningún tipo de…. digamos… estrategia evasora de ingresos como el pagar las tarjetas o los créditos en efectivo pero para aquellas otras personas que sí lo hacen no saben que justo por ahí se los van a torcer porque será uno de los movimientos más vigilados. Sr Don Hacienda, yo sé que usted no nos espía ni nada pero si está leyendo esto, tanto su servidor como mis lectores somos cumplidos y responsables y no es necesario que nos aplique un NIJ…………….(igual y pega ¿no?).

Por cierto, ya tampoco aplicará la de “Es que mi compadre me prestó una lana y por eso tengo más depósitos de lo que te declaré” porque el SAT te pedirá que le compruebes que tu compadre efectivamente te prestó y entonces le echarás la bronca a él quien le tocará comprobar de donde lo sacó y que pagó los impuestos antes de prestártelo por lo que si lo haces y no es cierto, tu compadre te buscará para partirte tu m…. por haberle aventado los perros rabiosos así que aguas.

Finalmente, en ese artículo 91, Hacienda hasta te explica cómo te la dejara caer en 3 sencillos pasos:
1. Te avisará que ya te cachó y hasta te explicará cómo te cachó.
2. Te dará 20 días para que le demuestres, por escrito y de forma IDONEA (lo que eso signifique) que ♪♪ esas son puras mentiras, la verdad yo no andaba ahí, debes estar confundida, o hay un tipo igualito a mi ♪♪
3. Como no vas a poder meter ni las manos porque cuando Hacienda te busca algo SIEMPRE te lo encuentra, tomará como “Acreditada” la discrepancia, presumirá los ingresos omitidos y te calculará los impuestos formalizándose el NIJ.
Viste como bien facilito te buscará, encontrará y te poseerá. Al principio tendrá mucho éxito con esta estrategia ya que hay muchas personas que traen un verdadero relajo en el manejo de sus flujos de dinero por lo que es prácticamente imposible que te cuadren las cuentas a la primera así que ve poniendo orden a tu relajito porque se aproxima la temporada de NIJ´s por mayoreo. Ponte trucha.

¿Ya ves? Te dije que te convenía leerme esta semana. En lugar de preocuparte mejor ocúpate y asesórate, tampoco te la vayas a querer aventar tú sólo porque luego, por jugarle al pistolas, te sale peor.

Si tienes alguna duda específica que quieras resolver o tema que quieres que platique en este espacio pregúntame en mi correo inteligenciaenfinanzas@gmail.com, a mi twitter @RockBrokers o en www.facebook.com/rockbrokers/

AC