En días pasados él propio rector había declarado que esta toma ya no era en demanda de espacios de estudio (Foto: ACG/Ilustrativa)

Por: Andrea Hernández/@andy_hermar

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Sin acuerdos concretos que lleven a la liberación de las instalaciones nicolaitas concluyó la primera mesa de diálogo entre autoridades de la Universidad Michoacana y representantes de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL), quienes tras conciliar temas como la demanda los espacios de ingreso, se acordó reanudar el encuentro este miércoles.

Por más de cuatro horas integrantes de la Comisión de Ingreso y de una comisión especial conformada el pasado lunes intercambiaron propuestas con representantes de las casas del estudiante Che Guevara, América libre, Nicolaita, Lucio Cabañas, Madre latina, Genaro Vázquez, 2 de octubre, Rosa Luxemburgo  y Residentes sin que se llegara al acuerdo para destrabar el conflicto que mantiene sin clases a 53 mil estudiantes.

Desde el inicio del encuentro hubo opiniones encontradas entre las partes, en particular en el tema de la presencia de los medios de comunicación convocados por la autoridad como una muestra de transparencia, Viridiana de la casa Residentes señaló que la petición de que los medios salgan es «porque hemos tenido inconvenientes con ello» por lo que previo a iniciar de lleno el diálogo pidieron que se tomaran en cuenta sus peticiones planteadas por escrito.

Mientras este encuentro se daba al interior del CCU a las afueras un grupo del Fener se manifestaron y a pesar de que se pidió a los representantes en la mesa solicitarles retirarse no lo hicieron, e incluso se vivieron momentos de tensión cuando los manifestantes intentaron ingresar al recinto.

Tras mediar el conflicto la reunión continuó y se dio a conocer que el MAR demanda 759 espacios de estudio, muchos de ellos para áreas del conocimiento que fueron parte de la convocatoria especial que se aprobó el pasado 14 de septiembre y cuyo periodo de registro culminó al 29 de septiembre.

Luego de conocer la lista presentada por la CUL y recordar la petición hecha por el mismo grupo en sesiones anteriores en torno a que se otorgue el ingreso automático a quienes ya fueron rechazados en el marco de la primera convocatoria el rector, Medardo Serna indicó que eso no es posible.

«Ustedes se han expresado en contra de los recomendados de manera histórica, y les pregunto a ustedes estos jóvenes para los que ustedes piden el ingreso ¿qué son, recomendados de la CUL?», reviró a la petición de los jóvenes.

Al ser la Facultad de Ciencias Médicas la dependencia con mayor demanda de ingreso por parte del movimiento, la directora de la misma, Silvia Hernández Capi señaló que la cantidad de alumnos que se pueden recibir es directamente proporcional al número de camas sensibles en los hospitales que asciende a mil y se calculan cinco estudiantes por cada una, pero no de nuevo ingreso si no el total de matrícula por lo que no dependen de la universidad el ampliar la matrícula.

La aplicación del Ceneval y el costo que ello representa para la Universidad fue otro de los puntos tocados sobre el cual el secretario general, Salvador García Espinosa indicó que el costo es de 300 pesos por examen aplicado, más el costo del notario que da fe de recibir los exámenes revisarlos y regresarlos, personal que aplica el Ceneval menos las condonaciones solicitadas por el movimiento.