escena, crimen
Ningún presidente municipal de Morena ha presentado alguna queja por amenazas u hostigamiento de parte de grupos criminales (Foto: Archivo/RED 113)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Los coordinadores de los alcaldes de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y del Partido Revolucionario Institucional (PRI) aseguran que no han recibido hasta ahora ninguna queja por amenazas en contra de los ediles; sin embargo, consideran que hay un riesgo latente.

El 23 de octubre, la Fiscalía General del Estado (FGE) informó que fueron asesinados el síndico de Nuevo Parangaricutiro, Felipe Hernández Anguiano, y el encargado de Patrimonio del mismo municipio, Adelaido Acosta Legorreta, por sujetos no identificados, mientras transitaban por la carretera que conduce a San Juan Nuevo, a la altura de la comunidad de Jucutacato, municipio de Uruapan.

Al respecto, el coordinador de los ediles de Morena, Víctor Báez Ceja, dijo que la inseguridad –en Michoacán y a nivel nacional– es un flagelo que ha lastimado a familias enteras a causa del empoderamiento de los grupos delincuenciales que fue permitido al menos en los dos últimos sexenios.

(Foto Cortesía)

En entrevista exclusiva, expuso que los alcaldes y funcionarios de los ayuntamientos siempre serán los primeros afectados por la violencia organizada, pues son el primer contacto con la ciudadanía. Por ello, los ediles emanados de Morena han solicitado al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, la intervención del gobierno federal para que brinde mayor seguridad a los municipios ante la carencia de recursos económicos.

Aseguró que ningún presidente municipal de Morena ha presentado alguna queja por amenazas u hostigamiento de parte de grupos criminales, pero considera que existe un riesgo latente, porque el problema de inseguridad no ha sido resuelto por ninguna autoridad; por ello, los delincuentes continúan realizando actividades ilícitas.

Asimismo, Báez Ceja comentó que únicamente tiene conocimiento de que los alcaldes de Apatzingán, Parácuaro, Tepalcatepec, Buenavista y Coalcomán han manifestado su preocupación por la inseguridad que se vive en sus municipios a causa de la presencia de grupos delincuenciales.

«Por lo menos a mí, ningún alcalde de Morena me ha dicho que requiere seguridad privada o seguridad de la Policía Michoacán. Hasta el momento no me lo han hecho saber, pero estoy al pendiente de cualquier solicitud», dijo.

Por su parte, la coordinadora de los 21 alcaldes del PRI, Adriana Campos Huirache, también dijo que no ha recibido quejas o señalamientos de los ediles priistas sobre amenazas, pues de lo contrario ya se habría presentado la denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

Campos Huirache lamentó el asesinato de los funcionarios de Nuevo Parangaricutiro, toda vez que éstos llegan al cargo para mejorar la situación de los municipios y su población, y por falta de condiciones en materia de seguridad, los servidores públicos son quienes «la pagan».

«Toda violencia es muy probable; esperamos que estos hechos no se vuelvan a presentar en ningún otro municipio de Michoacán. El estado requiere paz, tranquilidad y una mejor calidad de vida para los ciudadanos», agregó.

Al preguntarle si los ediles priistas han pedido seguridad adicional por motivos de inseguridad, la alcaldesa de Jacona aseguró que no, ningún presidente le ha manifestado la urgencia de contar con más policías para su protección.

En tanto, la Fiscalía informó que no tiene reportes actualizados de mandos asignados a la seguridad de funcionarios municipales, mientras que la SSP no respondió la solicitud de información para conocer el número de elementos que realizan alguna labor de protección adicional a los servidores públicos en la entidad.

Cabe señalar que no se obtuvo información sobre la situación de los alcaldes del PAN ni del PRD, toda vez que este diario no recibió respuesta del coordinador de los ediles panistas, Jesús Gómez; mientras que los del Partido de la Revolución Democrática no cuentan con un representante.

Ocho funcionarios municipales y un alcalde, asesinados en 2019

En lo que va de este año, suman al menos ocho funcionarios asesinados en Michoacán,  ellos los dos de Nuevo Parangaricutiro, tres de Zamora y uno de Buenavista.

El 3 de mayo, el director del Departamento de Atención y Organización Ciudadana del municipio de Zamora, José Luis Linares Guzmán, fue baleado por sujetos fuertemente armados cuando viajaba a bordo de un vehículo por la colonia Centro. Murió en el hospital.

En junio, en esa misma demarcación, fue abatido el comisario de Seguridad Pública, Daniel Torres Hernández; mientras que en septiembre, la Fiscalía General del Estado informó sobre el asesinato del subdirector de Obras Públicas de Zamora, Antonio Casillas Garibay.

El funcionario municipal, quien se encontraba a bordo de su vehículo, fue atacado a tiros por un hombre en el estacionamiento de la dependencia.

En el municipio de Tingüindín, el subdirector de la Policía Municipal, Diego Vidal Manzo, fue emboscado en abril de este año por presuntos criminales en la salida a la comunidad de Guáscuaro.

Mientras que en las primeras horas del 23 de abril, el alcalde de Nahuatzen, David Otlica Avilés, fue encontrado sin vida por elementos municipales en un lugar conocido como Cortijo Viejo, en el municipio de Coeneo. El cuerpo presentaba huellas de tortura y estaba atado de pies y manos.

Otlica Avilés fue privado de la libertad la madrugada del 23 de abril, pero horas antes el ex perredista se había reunido en Morelia con autoridades de la Secretaría de Gobierno e integrantes del Concejo de la comunidad de Sevina para abordar el tema del presupuesto directo.

Cuatro presidentes municipales, asesinados en los últimos 3 años

Además de David Otlica Avilés, en los últimos tres años han sido asesinados por sujetos armados al menos otros tres alcaldes de Michoacán.

El 6 de octubre de 2017, el presidente municipal de Paracho, Stalin Sánchez González, fue baleado presuntamente por sujetos fuertemente armados, quienes lo sorprendieron afuera de su domicilio, ubicado sobre la calle Emiliano Zapata, de la cabecera municipal.

En tanto, el 14 de junio de 2018, Alejandro Chávez Zavala, edil con licencia de Taretan y candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a alcalde de ese municipio, fue asesinado a quemarropa cuando realizaba acciones de proselitismo en la comunidad de La Florida.

El 27 de junio de 2018, el encargado de despacho del municipio de Buenavista Tomatlán, Javier Ureña González, fue asesinado cuando viajaba a bordo de un vehículo particular en la población 18 de Marzo. Ureña González fue designado como responsable de la presidencia municipal después de que el alcalde, Lorenzo Barajas, solicitara licencia al cargo para buscar la reelección en el cargo.

Posteriormente, el 20 de julio de 2018, fue privado de la vida Eliseo Delgado Sánchez, quien fungía como presidente municipal electo de Buenavista Tomatlán.

 

Por: Guadalupe Martínez/CA