tareas
El 44% de los hogares en Michoacán no tiene conexión a Internet (Foto: Espeical)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Problemas como la falta de Internet y algunas dificultades que enfrentan las madres de familia, como atender la casa y fungir como profesoras, son los principales desafíos para lograr el éxito en el aprendizaje de los niños, que tienen que estudiar con apoyo de plataformas virtuales debido a la contingencia que ha causado la presencia del Covid-19.

En Michoacán, las autoridades educativas determinaron que un millón 300 mil alumnos regresaran a tomar clases de manera virtual, pero las comunidades más marginadas no tienen acceso a Internet. No obstante, el 20 de abril iniciaron las clases virtuales, con la finalidad de dar continuidad al ciclo escolar 2019-2020.

La joven ama de casa Yuritzi Toledo Velázquez, quien tiene un hijo en primaria, reconoció que a raíz de las medidas implementadas por las autoridades educativas, la carga de trabajo ha sido mucho mayor, pues tiene que fungir como maestra; los trabajos de aprendizaje y las tareas que deben realizar los niños las reciben a través de mensajes de los profesores.

Si bien la madre de tres pequeños cuenta con Internet en su casa, señala que la dinámica diaria ha sido muy difícil, porque ni los papás ni los hijos estaban acostumbrados a una rutina tan “acelerada”.

De acuerdo con lo narrado por Yuritzi Toledo en entrevista para MiMorelia.com, todos los días se tienen que invertir de tres a cuatro horas para realizar las tareas y los trabajos educativos, lo cual no es fácil cuando se tienen más hijos que atender o actividades por realizar en el hogar.

«El Internet en mi caso es una ventaja, y sé que es una herramienta muy grande, mientras que otras mamás no lo tienen; pero también es complicado, porque si no descargas los links ese día por alguna razón, es una tarea menos para el niño», resaltó.

En contraste, Marisol Zavala, quien es trabajadora del hogar, vive en la colonia Ciudad Jardín, en Morelia, pero por cuestiones familiares se encuentra desde hace más de dos meses en la comunidad de Copuyo, perteneciente al municipio de Tzitzio, de donde es originario su esposo, y allá no tiene acceso a Internet.

Dice que en esa comunidad los habitantes deben acudir a una zona específica para poder tener señal y comunicarse con los profesores vía WhatsApp; sin embargo, no todas las familias pueden hacerlo, por las condiciones precarias en las que se encuentran.

Por ello, ante las dificultades por las que atraviesan debido a la falta de conectividad, decidió, junto con otras cinco madres de familia, reunir a los profesores en la escuela primaria para abordar la problemática y sugerirles que dejen las guías en físico, pues la intención es que sus hijos no reprueben el año escolar.

Por otra parte, el caso de Miriam Meza, madre de una niña de siete años, es muy diferente a los dos anteriores, pues su hija está inscrita en un colegio privado en Morelia, donde los maestros diseñaron diferentes estrategias para llevar a cabo las clases en línea, como el hecho de conectarse todos los días de 9:00 a 11:00 de la mañana, a través de la plataforma digital Classroom, en la que tiene una asesoría más directa.

«En un inicio fue complicado, porque no es fácil tener a los niños frente a una computadora para tomar clases, pero con el paso del tiempo se fueron acostumbrando», aseguró.

3 preguntas a…

Francisco Guzmán Marín profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN)

1.- ¿Cuáles son las recomendaciones para los padres de familia?

-Primero, que se establezca una red de comunicación eficiente entre docentes y padres de familia que permita conformar mecanismos de asesoría y apoyo para los estudiantes que carecen de la conectividad permanente en sus casas. Esta red cercana es para resolver de manera inmediata, con una llamada o un mensaje de texto por cobrar, todas las dudas sobre las clases.

Y segundo, que los maestros den clases virtuales de diferentes maneras, pues no todos cuentan con Internet; por ejemplo, enviar a través del correo electrónico material como videos, presentaciones guiadas y lecturas, con instrucciones para que los estudiantes lo revisen de manera independiente.

2.- ¿Qué se puede hacer para que los niños puedan aprender desde casa?

-Los padres deben despertar el interés de formación de los niños; más allá de los aprendizajes esperados que maneja la SEE, deben hacer que los pequeños se sientan cómodos, mostrar confianza y el interés para que su hijo aprenda las lecciones.

3.- ¿Es viable la propuesta de la autoridad sobre las clases virtuales?

-No, porque las autoridades trasladaron toda la responsabilidad a los padres y los niños, cuando ha existido muy poco involucramiento porque así está establecido en el sector educativo de Michoacán.

Por: Guadalupe Martínez/rmr